viernes, 22 de octubre de 2010

FABULA DEL MÚSCULO Y LA CARRERA por Jesús Lens





El jueves, corriendo, me pasó una cosa curiosa. Tras la Media Maratón de Motril, y aunque seguí jugando al baloncesto, los gemelos y los isquiotibiales se restablecieron con total normalidad. Sin embargo, seguía arrastrando molestias y pinchazos en esa parte de las piernas que se encuentra entre los gemelos y los tendones de Aquiles.



Yo no le concedía importancia alguna. Si no me dolían los isquios, los gemelos ni los propios tendones, todo estaba bien. A fin de cuentas, esa parte indeterminada de la pierna no podía ser importante. Total... unos nervios pelín inflamados, nada más.



El caso es que el jueves, mientras un grupo de Verdes corríamos por la vega, comenté el tema, de forma anecdótica.



Y uno de ellos, tras asegurarse de la zona de la pierna a que me refería, me confirmó que lo que me dolía era un músculo y que, para más inri, tiene nombre.



¡Y qué nombre!



El sóleo.



AQUÍ tenéis su descripción, en la Wikipedia.



Temblé. Literalmente. Y me asusté hasta, casi, el acojone.



Porque me acordé de mi Alter, José Antonio, y su lucha a brazo partido contra sus pertinaces lesiones en el sóleo, que le traen a maltraer desde hace años, convertido en su personal Talón de Aquiles.



¡Maldición!



¡Demonios!



Lo que hasta ese momento no habían sido nada más que unas incómodas molestias en un cacho de carne indeterminado, de pronto, se había convertido en una potencial lesión de un músculo esencial para los corredores, letal y traicionero.



Y como hemos escrito esta microhistoria en forma de fábula, ahora toca la moraleja.



Trabajo que te dejo a ti, querido lector, que yo ando muy ocupado, googleando “sóleo” en mi portátil, a ver que encuentro.



;-)



Jesús Soleado Lens.

10 comentarios:

Jesús Lens dijo...

"El sóleo del corredor de fondo", podríamos haber llamado a esta fábula.

Gracias chicos, por bloguear esta empanada mental.

A ver qué moralejas extraéis. Yo tengo un par de ellas, pero las dejo para más adelante.

Sigo googleando.

Onio dijo...

Pues la mejor moraleja es que "BENDITA IGNORANCIA" pues anda que no estabas tu tranquilo ni ná antes de saber como se llamaba esa dichosa parte de tu pierna.
Un saludo y a cuidarse.

Abel dijo...

La ignorancia hace más factible la Felicidad!!...y a día de hoy te puede llevar a ser ministro del gobierno de España

Saludos y que esas molestias sean un grato recuerdo dentro de unos dias!!

Onio dijo...

Yo quiero ser como Leire Pajin pero sin morritos.

Javi Ruiz dijo...

Pues yo siempre que corro también tengo molestias en ese mismo sitio. Lo que pasa es que se me quitan al tiempo. De lo que se entera uno. Si te sirve de consuelo, yo también me acabi de enterar de cómo se llama ese músculo al quye yo lo generalizaba como 'gemelo'. ¡Qué ignorante!
De todas formas, creo que puede que se cargue por culpa de las zapatillas. Yo llevo una temporada que siempre tengo molestias en el soleo derecho después de correr y creo que es por culpa de falta de amortiguación. Creo.
Saludos

Javi dijo...

Que nos ponemos muy tiquismiquis con los nombrecitos de músculos y lesiones. A tomar por saco, ¡me duele la pierna! y punto. Lo único que sacamos cuando conocemos el nombre de nuestra dolencia es comernos el coco y poner en práctica nuestra hasta entonces oculta hipocondría.
De esto habla Toni Lastra en su Columna de Andrópolis. A ver si conocéis a algún corredor que no le duela antes de la carrera tal o cual músculo.

Saludos!

José Antonio dijo...

Alter, no tienes por qué preocuparte. El soleo es probablemente el músculo -la palanca- más fuerte que tenemos en todo el cuerpo. Para que se rompa hay que ser muy burro y tu no lo eres. Yo en este músculo he tenido como mucho microroturas, pero eso son palabras menores y lo que me ocurre deriva de una tendinosis -que no tendinitis dice mi fisio- casi crónica.
Por tanto, ponte un poco de hielo, estira, masajeate, no corras mucho si tienes molestias y a seguir corriendo como si nunca hubieras conocido a ese músculo de nombre tan prosaico.

Anónimo dijo...

el sóleo, ése eterno olvidado!
Dice el Testut, fascinante tratado de anatomía que "su forma se compara con la suela de un zapato" (de ahí su nombre), "situado bajo los gemelos... que, como los gemelos, extiende el pie sobre la pierna y obra poderosamente en la marcha y el salto"
Es un músculo precioso, tanto como vosotros, que me tenéis alucinada con estas proezas deportivas personales a las que os dedicáis!
Bicos de una gallega!

Onio dijo...

Vais todos a Cajar o a alguien le apetece hacer unos km mañana.
Un saludo.

Jesús Lens dijo...

Silviña, eso es anatomía o es poesía??? Imposible mejor descripción.

Pues la moraleja que saco yo, ya la habéis dicho vosotros. Y es doble:

¿Para qué tanto saber?

Y

Si corres, algo te duele. Ergo, sigue corriendo

;-)

Hoy salí con mi hermano y me obligó a hacer un Pinillos, alargado desde mi casa. El sóleo no sé, pero el resto del cuerpo está derrotado.

Así las piernas... mañana no hago Caja(r).