lunes, 13 de julio de 2009

¡¡ NO PODRÁS CONMIGO!! .... por Alejandro Corpas



Alguna vez he escrito en este magnifico blog y algunas otras veces he comentado con varios miembros de Las Verdes, que mi política en el deporte es disfrutar y nunca sobrepasar la fina línea que separa esta forma de entender las competiciones y la obsesión por mejorar los cronos. Claro está y no me voy a engañar, ni engaño a nadie que cuando se disfruta más, es cuando mejoramos.
Pero en mi caso, después de una condromalacia rotulania que trajo tres meses de parada deportiva en 2008 (nada de correr, nadar o pedalear) y un bocado importante en los ahorros (médico, fisio, plantillas y medicinas), decidí asumir que mi futuro no pasaba por la calidad, sino por la cantidad. Así desde mi recuperación allá en Mayo de 2008, hasta este Mayo de 2009, he realizado varias carreras de 10.000 de la Diputación, una Nocturna de Granada, cuatro Medias (Motril, Granada, Sevilla-Los Palacios y Málaga) y los 101 Km de Ronda en Mtb. Tiempos muy discretos, pero todas las pruebas superadas satisfactoriamente y sin la menor molestia. ¡¡ Contentísimo ¡!, planeando objetivos más ambiciosos….

Pero amigos, de repente un día, dolorcito en la rodilla y empiezan los temores de nuevo, pruebas a trotar y nada. Pruebas a pedalear sin resistencia y regular, nadar si se puede, pero siempre que muevas mucho las piernas….Físicamente lo pierdes casi todo en muy poco tiempo, pero psicológicamente, ¿Qué pasa con la recaída?. Ves que todo lo realizado hasta ahora no ha servido de nada, y en mi caso, me ha obligado a replantearme esta forma de vida, dedicarme a realizar deporte de forma más liviana, dejar de participar en carreras, abandonar mis objetivos de Maratón, 101 a pie ó Triatlon y Duatlón…. ¡¡¡ Claro me lo he replanteado, pero no lo he aceptado. Me he sentado conmigo y con mi rodilla un par de veces y hemos hablado cara a cara y desde luego no voy a dejar que una jodida rodilla izquierda me amargue ¡!! y me quite esas mariposas en el estómago, esos madrugones el Domingo, esos viajes de fin de semana, esos planes, esa indescriptible satisfacción cuando llegas a meta y el orgullo de tus padres y de tú chica, cuando entras en meta y te saludan…. No, eso supera toda dolencia. Lo tengo clarísimo.

Ahora bien, un buen competidor también sabe cuando parar y así que llevo una semana sin correr y sin pedalear, dedicándome a nadar, a hacer pesas y tratarme con hielo y cremitas. Un esfuerzo psicológico, que todos los que nos hemos lesionado hemos aprendido a base de decepción e ilusión. Cuando es una recaída el esfuerzo es mucho mayor.

Echo de menos ponerme mis zapatillas, sudar, correr kilómetros. Coger mi cabra y subir al Sotillo, a Calialfaqui, al Llano de la Perdiz, a Quentar…… Te echo mucho de menos, pero espérame. Volveré, te lo juro volveré y llevaremos a cabo lo planeado. Pero, como dice mi abuelo: “pacencia”.

Quizás todo este peñazo de “relato” se puede resumir en que el deporte engancha muchísimo, mejorando aspectos físicos, pero también psicológicos, puesto que superar estos baches te ayudan a superar otros baches de la vida. Nos obliga a ser realistas y a tomar conciencia de nuestro potencial y nuestras posibles mejoras, nos ayuda a relacionarnos con diferentes personas que tienen una misma filosofía de vida y nos permite ser felices y hacer felices a quién nos rodea.

PD. Hace unos días un corredor pro de media distancia ya retirado, que había participado incluso a nivel Europeo en la selección de su país, me dijo que el no tenía el impulso de correr si no era para ganar. Es un chico muy simpático, pero me dio pena, pues nunca probará las mieles de la esencia del deporte amateur.


Saludos de Aleandro.

9 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Totalmente de acuerdo en que lo que debemos intentar es el disfrutar de la práctica deportiva. Si además cae alguna marca, mucho mejor. Pero obsesionarse con mejorar nos llevará seguramente a la frustración y, lo que es mucho peor, a abandonar definitivamente.

Suerte, Aleandro.

Paco dijo...

Suerte y a superar esa lesion, en estos momentos te comprendo a la perfección...
saludos

Javi dijo...

Magnífico relato, Alehandro. Totalmente de acuerdo, es un claro alegato del deporte popular, de lo que debería ser esta nuestra pasión. Pero por supuesto, no te dejes intimidar por unas molestias y aunque suene a mal menor, a todos nos duele algo. No hay día que salga sin molestia, empeine, talón, rodilla, músculos... etc etc. Pero bien sabemos que la recompensa es mayor.
Disfruta, un saludo

Mario dijo...

yo no me puedo quejar de lesiones, salvo un desgaste de cartilago en la rodilla con 22 años que curo un servicio militar en regulares!!! no las ha habido, tampoco es que haya forzado yo mucho, pero lo importante es moverse, participar en eventos deprotivos por el hecho de hacerlo, que mas da el tiempo invertido. Como dice javi siempre duele algo, a veces hasta el alma.
pa`lante alejandro

Anónimo dijo...

Este tiempo de parada técnica me está sirviendo para ver temas de UltraTrail, como el Aneto ó el de Sobrarbe... ¡¡ muy interesante !!!.
Gracias por los ánimos.

Aleandro.

José Antonio dijo...

Esa es la verdadera esencia Alehandro deportiva, con la que estoy cada vez más en sintonía. Los tiempos, las marcas, son la anécdota. Participar, hacer deporte es la sustancia.
De las lesiones se sale, lo sé por experiencia. Lo que hay que procurar es que no se convierta en crónica. Cuídate.

Anónimo dijo...

Hola Alejandro, siempre que busco algo de mi hijo en la red, me topo contigo. El se llama Alex Corpas como tu y tambien es de Granada y deportista. Ademas teneis una manera de concebir el deporte muy parecida, me ha parecido curioso. El tiene un blog en ideal, es miembro de la selección española de alpinismo y ahora mismo esta en una expedicion de la JUnta de Andalucia en el Atlas, apesar de que lo operaron de una condromalacia con 19 años, ahora tiene 22 y despues de aquello ha subido muchas cumbres, 6000 m. Animo la voluntad lo es todo y tu la tienes seguro. Un abrazo y aclarame si te apetece de donde procede tu apellido Corpas, porque no hay muchos.

Javi dijo...

Mañana, Onio y servidor (seguros) subiremos al torreón de Albolote. Aún no hemos decidido hora, pero rondará por las 8-8'30 de la mañana. ¿Voluntarios?

José Antonio dijo...

Mi idea también es subir mañana, pero todo dependerá de la hora a la que me acueste esta noche y las fuerzas que tenga cuando despierte.
De subir, tal vez no lo haga hasta las 9,30. A esa hora aún el calor es soportable.