lunes, 30 de noviembre de 2009

UN DOMINGO CUALQUIERA EN CÓRDOBA -Por Javi





Con tremenda ilusión y motivación me presentaba en Córdoba el último fin de semana de noviembre. Se celebraba la Vigésimo Quinta Media Maratón de dicha ciudad y ello iba a suponer el colofón triunfal a tres meses de duros y concienzudos entrenamientos. Como habréis apreciado, he usado hasta ahora el pretérito imperfecto, pero dándole un matiz hipotético. Quiero decir que de triunfo, nada de nada. Caca de la vaca.
Si quieres, anhelas y además confías en batir tu marca (al menos igualarla) hay ciertas cosas que no debes hacer el día de antes. Y no hablo EN ABSOLUTO de excusas, que quede clarísimo.

PROLEGÓMENOS. LA VÍSPERA

A mediodía llegábamos a Córdoba Pepe Villegas y su esposa Reme, Nuria y servidor, tras un viaje de más de 3 insufribles horas. Hospedaje en hotelito (no veas cómo impresionaban las fotos de internet y cuán diferente fue la realidad) y prestos a cometer el error atlético, si bien justificado. Error atlético porque la lógica dice que tu cuerpo se resentirá tras más de 6 horas de pateo intensivo por la ciudad califa, sin un calzado adecuado, ya que supone un cansancio añadido a lo que servidor ya arrastraba de antes; pero justificado, qué narices, porque la ciudad bien lo merecía, porque su gastronomía es excelente y el día era inmejorable para disfrutar e impregnarse de otros aires al tiempo que caminas tranquilo pero sin pausa. Y justificado otra vez porque no todo va a ser correr. A media tarde nos hicimos con los dorsales y obsequios y nos encontramos con el tercero en discordia y respectiva novia, Manolo y Carmen. Entre risas y buen rollo pasamos un sábado radiante, culminada con una buena cena. De ahí a descansar. O a intentarlo.

EL GALLO

Ya en la cama lo barruntaba. Diagnóstico: cansado. Dolor de rodillas, tobillos hinchados y una apatía atlética considerable. Dios, os prometo que esa noche me habría apetecido salir de marcha, beber, fumar y castigar el cuerpo, cualquier cosa menos madrugar al día siguiente para correr. El caso es que cuando el gallo cantó por primera vez di un respingo en la cama pensando que la hora había llegado. Eran las 3 de la madrugada. Maldito gallo. Volvió a cantar y volví a sobresaltarme. Eran las 3.25. Siguió con su ritual hasta las 6.30, cuando ya no pude hacer otra cosa que levantarme resignado, desvelado y hecho polvo, dispuesto a ponerme la indumentaria y las pinturas de guerra. ¿Guerra?


100% PROBABILIDAD…

…De lluvia. Eso habían vaticinado todos los telediarios, páginas webs meteorológicas y viejos del lugar con respecto al domingo. ¡Si hasta Julio Marvizón habría acertado! Que iba a llover lo sabíamos pero nadie nos avisó de que lo nos aguardaba el día 29 iba a ser la manta de agua más impresionante que he visto en mucho tiempo. Parecía increíble que se tratase de la misma ciudad que habíamos despedido el día anterior. Con pocas ganas nos fuimos los tres a ver qué pasaba. Tras desayunar en las inmediaciones de las pistas de atletismo donde empezaría y acabaría la batalla y convertir el Focus de Manolo en un improvisado probador donde cambiarnos, nos dirigimos al caos del guardarropa con nuestras bolsas, lugar en el que aguardaban casi 2000 personas apelotonadas, abriéndose paso a empellones, codazos y hasta rodillazos, intentando, bajo un toldo agujereado y por donde caían inmensos chorros de agua sobre nuestras cabezas, dejar sus mochilas. Nuestras pegatinas identificativas con el número de bolsa se nos desintegraron en las manos, así que desistimos y volvimos a los coches a dejar allí las bolsas. 9.55. 5 minutos para el comienzo de la carrera.
Empapados ya hasta la médula, las zapatillas caladas y los ánimos aplacados, y mis compañero me manifiestan la posibilidad de no correr y volver al hotel, porque esas no son condiciones ni para asomarse a la ventana. Momentos de zozobra y duda, pero nos dirigimos a toda leche hacia la salida, gritando y con ganas de guerra, qué demonios. Una marea multicolor por delante; otra por detrás. “¿Dónde estamos exactamente? ¿Vamos más hacia delante? Ya es la hora. ¿Ha sonado el disparo? ¡Sí! ¡No! Yo creo que van con retraso. ¡Mira, esos están corriendo ya! ¡Vamos, que ha empezado! ¿Pero qué hora es? ¡Me cagüen la puta!”. 10 minutos más tarde pasamos por el km 2, tratando de no matarnos, de no tropezar o no ahogarnos por los laterales de las calles (por donde se supone debes adelantar), con charcos que te llegan por los tobillos. O sea, que los dos siguientes hay que hacerlos en 3’30’’ para recuperar, pienso y hablo con Manolo. Es inútil, para entonces ya he perdido la intensidad y la motivación. Me pongo una braga para el cuello en la cabeza a modo de gorro. Estoy, como me dice alguien desde el escaso público, “bonico, bonico”.


Km 3.5. Manolo: “Javi, llevas el cordón derecho desatado”. Me agacho, cogo los dos cabos y compruebo atónito cómo mis dedos no pueden moverse, las manos se me han congelado casi, soy incapaz de echar el lazo a la puta zapatilla, la impotencia se apodera de mí y me quedo empanado perdido a la derecha de la calle, estorbando a corredores y en un punto de no retorno. Un minuto más tarde casi consigo echar un débil lazo y me lanzo a la caza de Manolo. Pepe iría más atrás, sin tantas agonías. Y ahí se acabó todo. En el km 11 compruebo que ya no puedo seguir a Manolo, que me duelen muchísimo los cuádriceps y que, en definitiva, la carrera había terminado para mí antes de empezar. Mi compañero de fatigas se me pierde en la distancia. Yo y mi gorro nos quedamos solos y tristes a librar la batalla contra los elementos y yo mismo.

EL DESENLACE

Una débil tregua de lluvia en el km 16 de apenas 2 minutos y poco más que contar. Ya he perdido la referencia de tiempo y mi cabeza está en otra cosa. Está en que me apetece correr por correr, hablando y disfrutando, en que seguiré entrenando por supuesto, en intentar conciliar ambas cosas, en rumiar constructivamente mi fracaso… Amigos, no me salió la carrera. No valen excusas. Como dije al encontrarme al final con las niñas, “no había tío para más”. Mi tiempo real, según Gescon-Chip, ha sido 1h27’35’’; Manolo ha hecho 1h26’’ y confirma su impresionante estado de forma -hubiese reducido un minuto en una carrera “normal”, y Pepe ha hecho 1h38’. También vi a Chomin, que está hecho un león, según creo recordar, hizo 1h28’. Vine a bajar de 1h25’ y se me ha quedado lejos, muy lejos.
Algo estoy haciendo mal, o mucho, no sé. El caso es que no veo mi horizonte atlético muy claro, que dentro de dos semanas viene Granada y que hasta entonces me lo voy a tomar muy pero que muy tranquilito.

22 comentarios:

Mario dijo...

la verdad es que el domingo fue de agradecida lluvia, pero podría haberse esperado unas horas para el que acudio a córdoba, pero pregunto ¿tan malo es 1:27? me hundes javi, que somos los demas? .... es broma

Onio dijo...

Javi, magnifica narración como nos tienes acostumbrados pero estoy con Mario.
No puedes pensar que hiciste mala carrera si el resultado es 1h27' con el día que os hizo, estando desmotivado desde el principio, saliendo a destiempo, teniendo que pararte a atarte los cordones y un sin fin de cosas mas que seguro te pasaron.
Imagino que en caliente supuso una decepción no batir tu marca pero piensa que te quedaste tan solo a algo mas de un par de minutos de tu mejor marca y con todo lo que te pasó.
Yo sinceramente creo que estas haciendo lo correcto, estas entrenando muy fuerte y eso se va a notar a corto plazo, estoy seguro.
Por otro lado y como ya te habrás enterado aquí en Graná han caído las primeras nieves, ¡por fin!, así que si este fin de semana estás por aquí podíamos hacer alguna tirada por el Trevenque, Canal de la Espartera o alrededores, para pisar nieve.
Un saludo.

Antonio dijo...

"No había tio para más" Esas fueron mis palabras exactas tras Almería.Pero ño que en su momento fue una gran decepción se ha convertido en una buena marca a tenor de las circunstancias.

Javi para que salga la marca tiene que salir todo perfecto: el entrenamiento, la motivación, llegar descansado y que en la carrera salgo todo a pedir de boca. De todo esto, sólo llevabas el entrenamiento. Con la lluvia y tras perder el tiempo con las zapatillas es muy dificil encontrar la fuerza interna necesaria para poder superar los obstaculos que suponen conseguir la mejor marca personal.

No te tortures, yo también creo que lo estás haciendo bien. Lo único que parece es que tanta calidad te ha sobrecargado psicologicamente, que no fisicamente. Y ojo que lo digo por lo que se desprenden de tus palabras.

Creo que haces bien aflojando de cara a Granada. Pero eso sí, mantén. Por lo menos un día de calidad a la semana de series para llegar a Granada bien. Allí podrás resarcirte. Estoy convencido de ello. Además para conseguir marca, hay que acercarse poco a poco. Cordoba puede ser una buena preparación de cara a Granada y si no, ambas, de cara a Almería. Antes o después caerá.

Por otra parte, lo de salir a correr por correr está muy bien y es muy gratificante, además es lo que yo estoy hacinedo ahora. Pero lo tengo claro, cuando vuelva quiero entrenar duro: maratones, 101 y Veletas. Así que de pisarparques alegremente nada, ya mismo estoy dándote la matraca.

Bueno compañero, no te tortures y no le des más vueltas. Esto es un tropiezo del que tienes que levantarte con más ganas. Personalmente, antes de mis mejores marcas en Granada y Sevilla tuve unas cuantas decepciones. Pero estas no son más que las piedras en el camino de la gloria (lo siento me ha salido así, hoy esto grandilocuente)

Un abrazo campeón

Anónimo dijo...

A pesar de tu decepción por la carrera, la cual creo que nadie en su sano juicio debería de tener tras leer tu crónica, me ha resultado divertida e incluso simpática.
Javi, no pasa nada. Lo importante es que estás en plena forma y tu tiempo, después de todos los incovenientes, es bastante bueno.
Así que "al mal tiempo bueno cara", ya vendrán los resultados que tanto anhelas.

Un abrazo

Javi R.

Victor dijo...

Javi, me pasó algo parecido el año pasado en Córdoba, quise hacer mi marca y el frío y la lluvia previa con esos charcos que refieres me mataron.

Estas medias de final de otoño están expuestas a tener días desfavorables, así que si lo ves así es mejor no plantearse tiempos. El tuyo de cualquier forma me parece fabuloso con esa salida y esa inoportuna parada.

Enhorabuena. Victor

Antonio dijo...

Víctor ¿qué tal esas NB extrawide? a lo mejor son buenas para los charcos de las medias de otoño. Lo digo porque son estilo barca.

Perdóname la malura (jeje)

Un abrazo

DANIEL dijo...

Javi, yo estuve alli y te digo que no hay que hacer caso al resultado, pues yo iba con la misma intencion que tu y al final, NADA DE NADA, y es que el dia no dio para mas y no el tio, como bien dices, mucho frio y demasiada agua, yo creo que en esa ciudad no han visto llover asi en la vida, pero bueno ya tenemos algo mas aprendido, ya tenemos algo mas claro y ya tenemos sobre todo una experiencia mas que contar, pues como tu bien la has relatado, fue un dia con muchas sensaciones que no solemos experimentar, por la climatologia del resto de competiciones en las que llevamos esta temporada.
Ahora ya solo en mente Granada, que veras como ahi si vamos a reventar el crono, que falta nos hace, estamos todos con la vista en nuestra media y espero que todos lleguemos lo mejor posible a ella y se cumplam nuestros propositos.
Yo rompi en el km12, el gemelo izquierdo dijo basta y tuve que parar un rato, fue como una gran puñalada abriendo un filete, no podia caminar, intente continuar, pero dolia y mis zancadas eran cada vez mas lentas y cortas, viendo los miles a 5,50, 6,45, 6,30, hasta que en el km17 senti una leve mejoria e intente seguir con la velocidad crucero a la que habia llegado hasta ese maldito km12. Entrada en el estadio y prueba finalizada, no me puede quejar, despues de todo lo comentado ya del dia, no debemos bajar los brazos y pensar ya solo en Granada.
LA BATALLA HA MUERTO, PERO LA GUERRA CONTINUA.
Un saludo
Daniel.

Javi dijo...

Lleváis todos razón, amigos. Tomo nota de vuestros comentarios. Es cierto que me ha dejado un poso melancólico esta carrera, no tanto por la climatología como por mis sensaciones internas. No voy a torturarme. Qué va. Lo tomaré con filosofía. Ya saldrán mejores carreras.

Daniel, ¡imposible verte en ese caos de domingo! Luego te busqué en las clasificaciones y no te encontré. Claro que te busqué en torno a la hora y veinte minutos. ¿Y Blas y Carlos?

Saludos

Victor dijo...

Lo de Daniel no lo va a decir él por humildad pero hizo 1:23 pese a tener que hacer esos miles lentos (que te parece?).

Antonio, pues no son tan anchas como me asustabas pero aún no las he probado con charcos...

Un saludo

Jesús Lens dijo...

Si es que habláis de la hora y veintitantos con una suficiciencia que da miedo. Pero está claro que cada uno sabe para la marca que está entrenando y la que, en condiciones normales, tiene en sus piernas.

Yo ahora no estoy ni para 1.40. Estoy bien para el baloncesto, pero para correr... nada de nada.

Javi, cuando los elementos se conjuran en contra, el mérito es sobreponerse y terminar. Pasar página y pensar en las siguientes carreras!!

José Antonio dijo...

Javi, todo eso forma parte de correr, el antes, el ahora, el después. Si este deporte fuera lineal, plano, de tiralíneas, probablemente no tendría esa chispa que a todos nos eleva.
Ya verás que con el paso del tiempo todo eso lo recordarás con cariño, porque, a pesar de todo, la marca es buena.
Ya sabes que correr es como la vida misma: un camino con aconteceres impredecibles. Pero piensa que ahí estriba su grandeza.
Piensa en positivo y considera que si has podido contar la batalla es porque estabas en ella.

Antonio dijo...

Javi, ¿cómo va la recuperación de la media?

Espero que ya estés bien tanto física como anímicamente.

Por cierto como van los planes para hacer algo en navidades. Hablo de correr, comer y beber.

Un abrazo desde la Perfida

Onio dijo...

Propongo para este fin de semana una tirada en plan La Guitarra - Canal de la Espartera o similar que la zona tiene que estar preciosa. A ver si alguien se anima y responde.
Por cierto las madrugás continúan hoy se ha podido sumar de nuevo Cristian y pese a decir que lo hemos reventado ha ido todo el camino con el "lesionado" de Daniel tirando, ¡vaya par de fieras!. Por cierto Mario está que se sale y así creo que lo va a demostrar en la media de Granada.
Bueno Antonio como ya te comenté cuando estuviste la intención sería hacer la comida o cena el día 26 ó 27, si es posible, ya que nosotros nos vamos para Cádiz el 28 y también espero poder compartir alguna ruta en esos días, no estaría mal la subida a Moclín.
Un saludo.

Mario dijo...

pues en la madrugá de hoy "man matao dos cojos" en apenas una hora

Antonio dijo...

¿No habeis programada nada para el puente?

Así está la cosa, macho que sosos.

Jesús Lens dijo...

Colegas, esta Navidad me la voy a pegar en casita, por primera vez en muuuchos años. Ojalá que aprovechemos para dar rienda suelta a esas cosillas que comentaba Antonio: comer, beber, correr...

Jesús Lens dijo...

Por cierto, si podéis, leed el artículo de nuestro colega Manolo Pedreira sobre Paquillo, hoy sábado en Opinión de IDEAL

Javi dijo...

Mañana hay ruta de las épicas: La Guitarra-La Cortijuela-Trevenque-Canal dela Espartera. Unas dos horas y media corriendo y disfrutando de un paisaje impresionante. Interesados acudan a la cita a las 8.30 en frente del restaurante LA Guitarra. Allí estaremos Onio y servidor.

Antonio dijo...

Joer macho que envidia. Esa ruta me encantó. Ha sido de las más motivantes.

Cuando vuelva tenemos que repetirla

José Antonio dijo...

Alter,he leído el artículo de el bueno de Manolo en Málaga, ¡ Qué bien escribe nuestro común amigo !

Antonio dijo...

Onio, Javi, contad cómo ha ido esa ruta. ¿Os habeis perdido? ¿habeis tenido que comer gusanos de cadáveres de animales?

Yo he salido con los HRR, macho que fijación con el barro tienen los cabrones. Muy chula la salida, un día casi primaveral -primavera inglesa entiéndase- y buen ambiente. Pero no hay mucha competitividad.

Bueno amigos. Un abrazo desde la Pérfida.

P.D. me han llegado noticias de que se está fraguando una cena-comida o lo que sea en Navidades, allí estaré.

Javi dijo...

Antonio, una maravilla, de nuevo. Nos ha resultado muy dura, hacía tiempo que no metía cuestas y se ha notado, además de la apatía+resfriado de los últimos días. Pero qué pasada, es cuando la sangre te llega a la cabeza en el jardín botánico cuando empiezas a divisar la belleza del paisaje. Y al bordear el Trevenque, qué barbaridad, si parecía que iba a aparecer Heidi y Pedro en cualquier momento.

Sí, hemos hecho un km extra (subiendo, además) pues confundimos el sendero de vuelta del canal con las pistas, pero bueno, unos minutillos más. 2 horas y 22 minutos de pleno disfrute en la naturaleza.