viernes, 5 de febrero de 2010

¿Qué nos está pasando?




Hace días que entro a nuestro blog, y parece que, de unas semanas para acá, el tiempo se haya detenido.

No hay nuevas entradas, no hay nuevos comentarios. Deduzco que se sigue corriendo, entrenando, preparando la nueva temporada, pero no se habla en ello, al menos en el blog no.

Aún recuerdo cuando teníamos que “pedir la vez” para poder dar salida al cúmulo de entradas que se generaban, impacientes por ser publicadas y compartidas con los amigos y compañeros de Las Verdes.

Y desde luego me encantaría que de nuevo volviésemos a esa rutina, cada uno en la medida de su tiempo disponible, pero tratando de no dejar que se apague esta idea que surgió hace ya bastante tiempo, y que por falta de dedicación y creciente apatía se mantenga viva.

Os animo desde aquí a compartir, como hasta ahora hemos hecho, vuestras andanzas, entrenos, dudas, lesiones y recuperaciones, próximos desafíos, quedadas atléticas o enólicas, a través de las palabras de éste, el blog de todos los corredores.

¡¡ Hasta pronto que nos vemos en los caminos y en las carreras!!

13 comentarios:

Onio dijo...

No se quien ha escrito la entrada pero tienes mas razón que un santo así que ahí va el primer comentario en mucho tiempo.
Ayer por la mañana tuvimos madrugá con solo tres integrantes, Víctor, Mario y servidor. Hicimos un Llano corto a ritmo tranquilito y hablando. La verdad es que después de una semana sin ir tenía un mono acojonante.
Por otro lado este fin de semana empieza el GPF así que a ver si nos vemos por Armilla y nos tomamos unas birras.
Un saludo.
P.D.: por cierto Víctor, los foll....que diga amantes nocturnos no estaban a la vuelta.

Antonio dijo...

La verdad es que llevas más razón que un santo. Estamos diluidos, perdidos, apocopados, aletargados y desmotivados.

Habrá que ponerle remedio

Un abrazo desde la Pérfida.

Victor dijo...

El otro dia lo hablaba con Javi en la media de Almeria. El esta sin internet, Antonio en la pérfida, yo con mi pluriempleo, Onio con su pequeño... pero se sigue en la brecha.

Aprovecho para comentar un poco como fue Almería, donde se salió Dani (Dojo) con una marca de 1:19, que creo que hace justicia a su estado de forma. Daniel sufrio una contractura en el 5 que le hizo ir cojeando pero la terminó (yo no le alcancé hasta la entrada al estadio). Yo fui recién salido de una gastroenteritis, así que la rodé (1:37). Txomin entró conmigo, andaba también con molestias en el cuadriceps. Javi entró en 1:28 pero era consciente de que tenía que haber hecho mejor marca. El resto de la cuadrilla más o menos bien: Blas 1:25, Pedro 1:26, Carlos y Cristian 1:31.

Mañana empiezo mis entrenamientos de triatlon!.

Onio, ya contaremos lo de la parejita del coche, si es que quedar a las 6 tiene estas cosas (jeje)...

Anónimo dijo...

La verdad,la ultima entrada,(vuelta al trevenque)me dejo´sin palabras.Sigo viendolas cada dia y me siguen poniendo los pelos de punta.Estos chicos son increibles y ponen el "liston" muy alto. Bueno Jose Antonio deleitanos con algo tuyo.

Anónimo dijo...

Vamos "compae" Paco escribenos. Que pasa Jesus,te necesitamos.Vamos Abel animo.Todos juntos podremos.

Anónimo dijo...

Bueno pido perdon por no haberme identificado antes.Soi "L.M.10".Intentare´, poco a poco,ir contando mis inquietudes deportivas.

Abel dijo...

La entrada ha sido mía. Parece que todos estamos de acuerdo en el diagnóstico, de modo que el tratamiento debe ponerse en marcha tambien por todos.
Pretendo, tras el parón de unos meses, retomar los entrenos, así que, en la medida de lo posible, os mantendré informados.

Saludos!

Javi dijo...

Pues amigos, ¿qué más se puede decir? Un poco de todo, como decís, pero que para retomar esto o tomamos parte todos o la puta al río, y perdón por la expresión. No voy a responsabilizarme en absoluto de la falta de actividad del blog, porque si bien es cierto que todos tenemos nuestras circunstancias, lo que denota esta situación es apatía y desidia generalizada.
Y una de las razones por las que me atribuyo cierta apatía es que antes las entradas eran leidas y comentadas por todos, las quedadas eran para casi todos... Ahora, muchos se tiran meses sin decir ni mú, sin aportar sus vivencias, sus reflexiones atléticas, nada. Yo, sinceramente, sopesándolo todo, viendo que poco o nada queda ya del espíritu del comienzo, veo que al blog le queda poco. Vosotros diréis.

Yo sigo corriendo, por supuesto, con sus alegrías y decepciones, ese cóctel que es el running.Ayer nos dimos cita algunos en Armilla. Era casi una sorpresa ir encontrándose a la gente, pues antes mediante el blog ya sabíamos quiénes nos veríamos alli.

Espero no haber sido muy duro, pero sí muy sincero. Y echo de menos esa cohesión y ese afán de publicar, que conste.

Un abrazo

José Antonio dijo...

Amigos, de alguna manera u otra todos estáis revestidos de razón, si bien hay que comprender que las blogs -como las personas- tienen sus ciclos (os lo digo por experiencia bloguera), por lo que es conveniente siempre reinventarse, y a quien se le ocurra algo escribirlo, sin que la falta de comentarios deba ser ningún elemento distorsionador. De hecho, la mayoría de la gente que lee, no comenta.
Lo importante es seguir escribiendo y corriendo.
Por cierto, ¿ quién es L.M.10?

Antonio dijo...

Javi, más que un santo. Yo soy el primero que también estoy más desconectado. La verdad es que en vuestra ausencia, correr es una vía de escape. Además tengo poco que contar. Pero ya mismo vuelvo y estaré dando la lata, sino para escribir en el blog, para intentar organizar cosas, tiradas y por supuesto cervecillas. Un abrazo a todos mis amigos desde la Pérfida Albión.

Javi dijo...

Entre la falta de creatividad y los misteriosos visitantes,¡ vaya paranoia de blog!

Mario dijo...

las madrugás, que surgieron de aqui siguen vivas, y ayer en armilla estabamos... solo falta escribir, y comentar y beber.

Jesús Lens dijo...

Entono un mea culpa en el que se mezclan los muchos, variados, excitantes, pesarosos, difíciles e incómodos MULTIPLES CAMBIOS en que estoy metido desde principios de año.

Una locura.

Pero como dijera McArthur al dejar Korea: ¡Volveré!