miércoles, 15 de febrero de 2012

M-A-R-A-T-Ó-N


             
            Ahí estamos de nuevo, en la brecha.  Otra vez más desafiando a la distancia mítica; o más bien diría provocándola. De repente me siento débil, enfermizo, y el aplomo y la confianza que me han acompañado durante estos últimos meses se ha desvanecido por completo. Noto cualquier micro-síntoma corporal, un leve malestar intestinal, una ínfima punzada en el gemelo derecho, una insoportable (e inapreciable) dolor de garganta… y en general con un canguelo, una irascibilidad y un estado de continua alerta digna de un adolescente.

                 El domingo estaremos en Sevilla. Estos días son de abstinencia deportiva.  Trato de llevar la alimentación con un rigor y meticulosidad que raya lo psicótico. Proteínas, poca grasa, mucha agua… Mañana carga progresiva de hidratos.  Hoy he querido correr, ¿no he podido?. Sólo el respeto de la maratón me ha aportado la coherencia necesaria para escuchar a mi cuerpo y decir no. He revisado unos 15 foros en estos últimos días; básicamente, sobre la semana previa a la maratón. He pedido consejos, he releído lo que ya sabía, trato de convencerme de que estoy en el buen camino. Este frío no puede traer nada bueno, creo que ya se me ha metido en el cuerpo, seguro que culmina su ataque con una tremenda caída de defensas el sábado por la mañana…

                No sé qué ponerme el domingo. ¡Toma ya! Camiseta de compresión a pelo, con camiseta de tirantes encima, pantalones de competi de la suerte, mallas compresivas tipo sexy underwear… descartado . La camiseta me marca hasta el lunar que tengo al lado del ombligo, pero es cómoda de cojones; la camiseta roja de Dolor y Gloria me ha dado suerte últimamente. ¿Correr por primera vez con música? Mañana pienso empezar a hacerme una recopilación de temas tralleros de rock, heavy, thrash, death metal, punk, hardcore… ¡Pero si no he corrido nunca con un mp3! Quizá sea un aliciente, quizá –como dice Antonio-  ni siquiera la escuche cuando empiece a agonizar vete a saber en qué km. A lo mejor  Strength Beyond Strength de Pantera me da el empujón definitivo hacia los 42 y pico.

                No tengo la sensación de haber entrenado la maratón; ni de lejos. No he hecho tantos kms como dicen en los planes, como cuentan los entendidos y como parece ser imperativo. En el fondo he de reconocer que me hace ilusión correr la maratón; me inscribí como para echar el rato, “bueno, pues preparamos otras cosillas y vivimos de las rentas…”. En el fondo mi mente quería borrar el inenarrable sufrimiento que ya ha vivido, esto le suena…  Pero siendo francos, he distraído a la maratón, qué leches; he estado haciendo mis mejores marcas en media maratón, en 10kms, he hecho una barbaridad de kms por montaña, he adquirido una forma que nunca he tenido. A lo mejor hasta me sale. No sé, pero puedo asegurar que ninguna prueba me genera tal estado de zozobra.  Es como si la vida cotidiana discurriese a cámara lenta ante mis ojos, y como si no fuese real, tangible… la gente me habla, parece que hoy he interaccionado, pero realmente no estoy seguro. ¿Ensoñación? Conduzco de vuelta a casa y soy un autómata (además de un irresponsable, lo sé). En cada hueco de mi cabeza resuena la dichosa palabra: maratón.  Y aquí 2 más 2 no es igual a 4, todos lo sabemos.  Teorías simplistas me vaticinan una locura de marca –en base a mis resultados en media-, pero sé que no se trata de eso.

                Sólo tengo la certeza de la incerteza, pero: ahí estaré de nuevo, en la línea de salida, decidido a buscar el 4’15’’-4’25’’ /km, desde el principio, ambicioso, concentrado. El resultado ya será otra historia. Alea Jacta Est.

11 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Suerte a todos!

Anónimo dijo...

Mucha suerte.Intenta disfrutar sufriendo.Animo que puedes bajar de las 3h,Si no,no pasa nada,no te presiones mas de la cuenta,siguen mas carreras
y mas vida con la que disfrutar.Mucha suerte.

Onio dijo...

Javi lo que importa es la cabeza y te lo dice uno que para dos maratones que ha hecho, el de Madrid y Jarapalos, no ha llegado nunca a los 85 km semanales, no ha hecho una puta abdominal y las series si acaso un par de veces.
En mis dos maratones no he seguido ningún plan ni de lejos pero las dos veces que me planté en la línea de salida sabía que iba a terminar porque iba a disfrutar. Si, lo sé, es un jodido tópico pero es la puñetera verdad que a mi me ha funcionado. He ido a pasarlo bien, a sufrir cuando llegue el momento, pero sobre todo a disfrutarlo.
Nunca salí reserbón, nunca me guardé nada para los malos momentos, lo que importa es ir y cuando llegues ya te las apañarás para volver. Esto que digo es lo que he pensado siempre que he cometido la "imprudencia" atlética de intentar seguiros y no sabéis le que he disfrutado cuando os he hecho apretar los dientes cuando he apretado el ritmo aunque solo hayan sido unos pocos cientos de metros.
En definitiva, lo que importa es la actitud, la cabeza, y la tuya, a mi juicio, ha dado un giro de 180º pues ya consigues las marcas para las que entrenas.
Si la suerte está echada lo único que te queda es darlo todo el domingo y estoy seguro que los dioses sabrán recompensarte.
Mucha suerte amigo.

Javi dijo...

¡¡¡Bajar de las 3 horas!!!!!! ¡Insensatos!

Gracias por los ánimos.

Antonio dijo...

Miedo escénico fiera. No te preocupes. Hay mil cosas de las que temer en un maratón pero una sola de la que preocuparse: llegar bien.

Tù lo has hecho, has entrenado y estás motivado. Lo demás ya no depende de ti, así que deja de preocuparte y trata de disfrutar el ambiente previo y el maratón en sí.

Yo no sé si tres horas, menos màs y todas esas cosas. Lo que sé es que he entrenado contigo y he visto poca gente con tu forma, con tu fuerza. Le comentaba ayer a Victor que daba gusto verte en la montaña levantando la nieve subiendo por una cuesta imposible. Parecía fácil si no fuese por que yo, unos metros atrás estaba pensando en ponerme a gatear.

Así que descansa,, especialmenete mentalmente, quítate la presión y haz lo mejor que puedas, que nada va cambiar la forma que tienes ni que lo que has conseguido hasta ahora.

Txomin y Javi, ya sabesi volved con vuestro escudo o sobre él.

Un abrazo campeones

Victor dijo...

Javi, como dice Onio, los que te conocemos de hace más tiempo hemos visto la evolución atlética pero sobre todo mental que has tenido. El maratón tiene ese ingrediente de imprevisibilidad que lo hace tan mágico y que crea esas dudas lógicas pero estas mucho mas preparado que las otras veces para afrontarlo... Solo un consejo, frena la euforia hasta el 30 porque te vas a ver sobrado de ritmo tal como estás. Mucha suerte para ti y para Txomin.

Antonio dijo...

Victor, si a partir del 30 le queda euforia es que es inhumano

Javi dijo...

Hemos vuelto dignamente. Hemos sufrido como bellacos, pero Esparta sigue siendo espartana. 3h09 y 3h11 son marcas dignas, luchadas y sufridas. Una conclusión, nos ha faltado entrenamiento específico (más kms) porque hemos preparado otras cosas y este maratón la hemos corrido "con lo que había", por lo que estamos muy contento. Voy a guardar mi escudo.

Mañana es posible que haga crónica y fotillos.

José Antonio dijo...

Javí, ya nos contarás cómo te ha ido. Esos síntomas son los que van afinando el cuerpo como haría un buen concertista con su instrumento.

Antonio dijo...

Enhorabuena a los dos.

me habeis vuelto a meter el gusanillo del maraton

Jesús Lens dijo...

¡Muchas felicidades, Javi & Txomin! Eso son tiempazos. Joder, eso es ¡haber terminado!

Antonio, qué alegría leerte.

A mí, por contra, me ha entrado el Gusanillo del Sofá.

;-)