sábado, 19 de mayo de 2012

Fight for what you Desire -Javi


          Que quede claro que la inactividad –o escasa actividad- del blog no implica en ningún caso que estemos parados, ociosos, contemplativos. La astenia primaveral no nos ha afectado de ningún modo. Seguimos dando guerra, entrenando duro y sufriendo, pero como siempre, ilusionados.
    En mi caso, mi lesión de rodilla sigue desafiándome, pero necesito algo más fuerte que eso para pararme. Eso sí, me ha limitado mis salidas de trail running, cosa que añoro más que nada en esta época. Me limita mucho las bajadas y las subidas, pero hasta que la resonancia que acabo de hacerme no dicte sentencia negativa, seguiré entrenando, porque siempre antepongo mi salud mental a la física. Y si no entreno, no me siento bien mentalmente.


      Sin apenas darnos cuenta, ya estamos preparando la subida al Veleta, que tendrá lugar el próximo 5 de agosto. Este año sí que la haré; ya el año anterior me encontré bien preparado y con fuerzas suficientes para afrontarla, pero por diversas circunstancias no pude estar ahí. Pero como decía, este año es el nuestro; me he propuesto que esta edición voy a hacerla en condiciones, entrenando bien y sin dejar nada al azar. Por supuesto que hablamos de 50 kms de subida continua, con un pequeño infierno entre los kms 23 y 28 que no hay que ignorar. Hablo del centro de visitantes El Dornajo, donde comienza un dantesco serpenteo por la carretera antigua de la Sierra y que bien puede dejar colgados a aquéllos que se atrevan a desafiarlo sin una buena preparación.  Por ello nos hemos propuesto recorrerlo varias veces, reconocer hasta la última grieta de la última curva, una y otra vez. Ya llevamos dos sesiones, suficientes para acostumbrar nuestro organismo al cambio de altitud (hoy hemos ascendido a 2550 metros, en la Hoya de la Mora).


                No nos engañemos. Esto requiere voluntad –que nos sobra-, ilusión –a rebosar- y además logística, que es lo más engorroso. Cada sesión de preparación nos lleva o bien una mañana o una tarde entera. Hay que llevar dos vehículos, uno en el punto de salida y otro en la llegada. A mí en particular es un entrenamiento con una repercusión casi inmediata en mi estado de forma. Cuando entreno la calidad en la ciudad, parece que vuelo, mis pulmones parecen ensancharse y las piernas quieren ir más lejos con cada zancada. Me siento rápido y con confianza, imprescindible para el reto que tenemos por delante.
          La idea es seccionar el recorrido en 4 partes aproximadamente: la primera parte,  como sale inicialmente de la ciudad, no vamos a entrenarla, obviamente; la segunda, partiendo de Cenes de la Vega en adelante, para ir reconociendo los primeros falsos llanos;  la tercera parte incluye necesariamente el paso por el Dornajo, bien rematándolo acabando allí, bien partiendo un poco antes, recorrerlo íntegramente y acabar en la Hoya de la Mora; la cuarta incluye la subida al Pico Veleta, que haremos exclusivamente desde la Hoya de la Mora en alguna ocasión, pero como plato fuerte incluiremos una subida desde el mismo centro de visitantes. Unos 25 kms de subida, que psicológicamente nos prepararán para ir visualizando el pico y tener la certeza de que lo derrotaremos. Sufriremos como bellacos, pero por eso nos gusta lo que hacemos. Hemos empezado con bastante antelación y confiamos en que al menos la parte que podemos controlar la tendremos bien asimilada, la del entrenamiento. La otra, la que siempre amenaza y subyace detrás de toda gran prueba, la suerte, el azar, esperemos que estén de nuestro lado.

     Como siempre que visualizo cualquier reto, automáticamente me acompaña una banda sonora que se instala en mi cabeza ( y en el coche, y en casa, of course), y que es la música oficial de esta subida al Veleta. En este caso, ha querido la casualidad que sea la banda americana Alter Bridge, con Mark Tremonti a la guitarra (ex Creed) la que suena antes de cerrar la puerta de mi coche y empezar a correr. Con este "Metalingus" subiremos al Veleta.

















1 comentario:

Hugo Pérez Villegas dijo...

Me alegro un montonazo de que andes bien de cabeza... la rodilla ya verás como se recupera pronto. Por cierto espero compartir contigo algun entrenamiento más adelante cuando mi pie me lo permita.
Ánimo campeón!!