sábado, 20 de diciembre de 2008

OPERÓ EL MILAGRO: SE TOMÓ EL CASTILLO DE MOCLÍN


































































Se trataba de llegar. Hasta ahora, los lugareños conocíamos Moclín por una peculiar romería en octubre donde gentes de muy distintas procedencias, mullidos, angustiados, desquiciados, esquizofrénicos, ex-agentes de bolsa, ex-vendedores de coches y toda la fauna habida y por haber, se acercaba a ver si el Santo Manuel, que dicen acompañaba al Cristo del Paño, sin que nadie lo hubiera visto jamás, concediera un milagro. Es posible que ese santo no existiera, o bien, que existiendo, jamás nadie le hubiera visto el careto. El caso que todo ser viviente o candidato a moribundo, por allí se pasa anualmente para que obre ese milagro.











Muchos de los Verdes que hoy agerridamente subíamos desde el campo de fútbol de Pinos Puente no sabían esa historia. A lo sumo la conocíamos - no por experiencia propia- Paco, Mario y servidor. De ahí, que fuéramos ligeros de equipaje, sin pensar en santo alguno ni romerías católicas.











Pero los siete que hoy nos disponíamos a subir, con inestimable labor logística del Compae, tan sólo queríamos enfrentarnos a esos repechos, que lo son casi desde el Cortijo de las dos hermanas, para que la cosa se pusiera casi imposible en la rampa de acceso a Tiena, lugar donde se quedaron por motivos relacionados con lo físico, Antonio y Gregorio. Pero a nadie le pareció la temida cuesta de Tiena una cuesta como Dios manda. Nada de eso: todos coincidimos que nos había parecido una tachuela. ¡Qué barbaridad!. Le decía a Javi en ruta que una de las apuestas favoritas en nuestros años mozos en Pinos, era inflar a cubatas a quien osara subir a Tiena. Muy pocos lo conseguían; de ahí que la apuesta fuera así de ligera y espléndida. Hoy ya no sólo consistiría en hincharnos de cubatas, sino de todos los manjares habidos y por haber. Además, no se trataba de llegar a Tiena -una minucia, vamos-, sino subir a Moclín. Sí, amigos, a ese lugar de peregrinación obligada. Pero aún la cosa no se queda ahí: había que subir al Castillo. Claro, se trataba de tomarlo.











¿ Y qué ha ocurrido ? Un milagro, dirían los seguidores del Cristo del Paño. Un milagro porque todo el grupo, como no ha pasado casi nunca, se ha encontrado fuerte y motivado; y un milagro porque cuando menos no los esperábamos apareció el "aguaor", ingrediente este último que faltaba para que el entrenamiento fuera épico. Sin embargo, no íbamos a dejar de sorprendernos, porque, en tiempos de crisis, el aguaor, también se ha erigido en fotógrafo. Gran fotógrafo diría yo, como podréis observar - y espero podamos observar en la cena de esta noche-.











Entre los Verdes había distintas formas físicas, algo que siempre ocurre y que nos agrada sobremanera a todos. A la altura del Cortijo de Enmedio, dos de ellos, los más nerviosos, los zipizape -Antonio y Víctor- del grupo, acaramelados como siempre, sin dejar de hablar, impusieron un fuerte tren. Uno sabíamos que pararía en Tiena, pero ¿ y el otro ?. Osado, Onio, fue tras ellos, y Javi y yo esperábamos que desistiera de su aptitud. Efectivamente, desistió en la temible rampa de acceso a Tiena. Reflexionó. Por detrás, un Javi calmado y conservador, quien esto escribe, Mario y Gregorio. A nadie le importaba ya Tiena, porque minutos antes habíamos observado como los coches rugían por subir esas rampas hasta Moclín. Así que comenzó la épica subida, sin interrupción.











Quien no conozca la zona, pensará que exageramos. Pero no, la subida es de alta montaña. Cuando uno observa los quitamiedos y las vistas comprende que esta haciendo una gesta. De manera, que el onanismo ya comenzó a imponerse en la subida. Aquí cada corredor era uno mismo en su misma mismidad, y nada podía ya apartarle de esa vocación solitaria. Se trataba de aliarse tan sólo con las piernas, el corazón y los pulmones. Lo demás no importaba.











A medida, que las rampas evolucionan el paisaje se va haciendo más salvaje, consciente de que se va alejando la civilización y la mano torticera del hombre. Por eso no nos extrañaba que los bordes de la estrecha carretera de montaña fueran líneas blancas perennes. Lugares de culto para el invierno. Pero aún no se veía Moclín.











Los cuatro kilómetros primeros, desde Tiena a Moclín son tremendos. Las piernas desean avanzar pero el corazón necesita su espacio y los pulmones no dan abasto a abarcar tanta necesidad de respiración. Además a estas alturas, valga la redundancia, se alían más síntomas orgánicos. El estómago comienza a revolverse y las nauseas asoman por todas partes. Desear vomitar no es más que una molesta compañía que te sigue hasta arriba del todo. Pero a pesar de todo hay que seguir, no detenerse jamás.











A estas alturas uno ya no sabe por donde vienen o hacía donde van sus compañeros de grupo. No se sabe si por adelante se habrán planteado batallas o si por atrás alguien posa doblado ante un árbol. Lo importantes es que los minutos pasan y las piernas siguen funcionando.











Cuando ya no hay esperanza en que la cosa cambie y toca sufrir, aparece el desvío hacia el mirador y el falso llano. Como todas las cosas falsas nada es como aparenta, sin embargo decidimos apretar los dientes, hincar los incisivos al puñal y sufrir porque se tiene ya a la vista el Castillo de Moclín y llegar es lo que importa.











Por un momento, valoré la posibilidad de pisar la nieve, extendida en el margen izquierda de la entrada al pueblo. Pisotearla para convencerme que ya había llegada. Chapotear como un chiquillo al que acaban de regalar unas botas nuevas, pero aplacé la decisión consciente que aún tenía que llegar a la plazoleta de la iglesia y recordaba que esas calles no eran tales sino paredes camufladas. Se sube la calle de acceso, se corren unos metros llanos y escucho las voces de mi compañeros ya llegados, al tiempo que mi Compae dice: "Si saludas es que tienes fuerzas". Saludo. Y comienza la última cuesta. Apenas cien metros, pero diseñados por el diablo, sin duda.











Y llegamos. Allí están los que han llegado en coche: Paco, Antonio y Gregorio. Y los que han llegado corriendo: Víctor y Javi. Por detrás llega Onio y un poco después Mario. Estamos todos. De manera que sin valoraciones filosóficas ni teológicas, casi al unísono, todos decidimos ir a ver al Santo, reclamando nuestro milagro.

José Antonio

35 comentarios:

Jesús Lens dijo...

Chicos, qué envidia de relato. Enhorabuena, milagreros

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

De tachuela, nada, de nada. ¡Más que tachuela, que hizo pinchar a uno! Y de la subida al castillo, éste se cansó haciéndolo en coche. Jornada épica de cinco monstruos que lo lograron, uno que se quedó a medio camino (casi llorando por no hacerlo) y otro que más por psíquico que por físico se rindió ante ese gigante que se elevaba allá en la cumbre.

Me encantó compartir esos 9 kilómetros en mi vuelta a intentar recuperar lo que hace tiempo se perdió.

Paco dijo...

Que etapón de montaña!!!!parece el Tourmalet!!!

Javi dijo...

Un entrenamiento que perdurará en nuestra memoria mucho mucho tiempo. Sin duda, algún día habrá que repetirlo. Es de los entrenos que mejor sabor de boca me han dejado. Coronar el castillo es algo impresionante. Eso sí, nos dejó hechos polvos, un cansancio que nos pasó factura por la noche, jeje.

Jesús Lens dijo...

Ahora, que vaya pechá de comer y de reír, por la noche. Hacía tiempo que no me reía tanto. Y creedme que me hacía falta.

Chicos, chicas, es hora de desaparecer. Aunque me quedan por aquí un par de días, lo más seguro es que nos reencontremos a la vuelta de Navidad.

Sed felices y haced felices a quienes os rodean.

Anónimo dijo...

Además hubo quién la noche de antes también se hizo sus kilometros nocturnos.
Con entrenamientos como estos se obtienen resultados tan buenos como los que teneís.
¡¡ Fenómenos !!.
Saludos Aleandro.

Antonio dijo...

Me quedé muerto de envidia por no poder subir, pero en fin otra vez será. En cuanto esté recuperado estoy dando la tabarra para que subamos de nuevo.

La cena estuvo magnífica, como era de esperar.

Un abrazo

Victor dijo...

Más parecido a una competición que a un entrenamiento, increíble esa jornada sabatina, subiendo yo iba sufriendo pero a la vez disfrutando, iba eufórico proclamando nuestra hazaña con todo el que nos cruzábamos.

Lo del compae impagable, que alegría verlo ahí en Tiena.

Aleandro, ¿como fue en Sevilla?

Un saludo.

Jesús Lens dijo...

Antonio, sin que sirva de precedente, te apoyaré en un tabarra para reconquistar Moclín, que se me ha quedado clavado.

Paco Montoro dijo...

Ignoro lo que le ocurre a Antonio mi paisano, pero espero que tenga una pronta recuperación.
La esencia de Las Verdes (aunque faltaban algunos)completaron un gran reto. Desconozco el perfil, pero tiene que tener guasa esas enormes subidas. Enhorabuena a todos

José Antonio dijo...

Como dijo Javi, este entrenamiento nos ha marcado. Particularmente a quienes somos de la zona, acostumbrados escuchar desde siempre la elevación que tiene Moclín. Pero íbamos tan motivados que, a pesar de la dureza y el sufrimiento, como dice Víctor, disfrutábamos. E impagable esa llegada ese lugar del Castillo, con ese silencio tan atronador. Víctor y yo nos dimos un grato paseo por las ruinas y descurbrimos aún más la grandeza de la gesta. Antonio, Jesús, no tendréis que insistir mucho para que yo me apunte a subir de nuevo.
¿ Y la cena ? Inmejorable: el ambiente, las viandas. Un sábado para enmarcar, sin duda.
Aleandro, cuéntanos algo de tu Sevilla-Los Palacios o haznos una crónica.

Mario dijo...

paco si miras en altimetrias.com vien la subida a moclin, pagina que recomiendo a mas de un verde, asi podran ir mirando alguna como la subida que hay desde el maitena a l dornajo

Javi dijo...

Mañana a las 18.00 más o menos, planeo hacer unas series de 1000. El sábado Onio y Jesús Lens manifestaron su interés por acompañarme. ¿Sigue en pie? El que se anime, que me avise y quedamos.
Jesús, sería bueno que vinieses antes de que te pierdas por los mercados de Damasco; Onio, tu motivación e interés por mejorar tienen mañana una cita con la velocidad. ¡ÁNIMO!
La hora se puede negociar, pero tened en cuenta que el miércoles tempranito tenemos cita en la Vega, eso sí, a ritmo muuuuy tranquilo.
SALUDOS

Javi dijo...

Aleandro, ¿qué tal por los Palacios? Cuenta, cuenta y si hay crónica, ya sabes.

Onio dijo...

Chicos menudo sábado, tanto la toma del castillo (me apunto a reconquistarlo las veces que haga falta) y sobre todo esa velada con tan buenas viandas y mejor compañía. Hacía mucho tiempo que no me reía tanto.
Por cierto la labor del Compae impagable, tanto en la de fotógrafo como la de aguador que me dio la vida.
Javi mañana nos vemos para hacer las series, nos llamamos al mediodía y quedamos.
Un saludo a todos.

José Antonio dijo...

Que nadie olvide que el miércoles tenemos una cita por la Vega de Pinos. Podría comenzar la mañana nochebuenera quedando a las 9 en la Cruz de Granada para tomar un carajillo y hacernos los 15 kilómetros más lúdicos de nuestra vida de corredores. Mi compae Paco, será el maestro de ceremonias. Después de no sé cuántos lustros corriendo con él ese día por la Vega, no me separo de él ni loco. Por tanto, apuntaros la cita.
Mañana, me será imposible ir, pero me hubiera gustado mucho hacer esas series.
Por cierto, hay 50 fotos de la subida al Castillo de Moclín, Javi a ver si puedes montarlas en el Picasa, que yo no sé si sabré.

Mario dijo...

mañana cruzo el estrecho asi que feliz navidad y hasta nochevieja, intentare ponerme a tono corriendo hasta benzú y dando la vuelta al monte hacho.

Miguel Angel dijo...

Joder.... ¿y cómo bajasteis luego? jeje! Sois unos profesionales... Necesito unas verdes por aquí arriba!! Feliz Navidad!

Antonio dijo...

Pues mañana, en principio si me rodilla me respeta allí estaré, ahora mañana seré un jamelgo trotón, que falta me hace.

Por otro lado esta mañana un entreno mañanero muy interesante, 6 valientes hemos subido hasta la silla del moro. Eso sí, hoy ni subían hombres, subían fieras, Victor y Daniel (2) estaban intratables, (Javi este Daniel sería un buen compañero para ti) La rodilla se ha portado aunque ahora me está recordando que existe, a ver si se queda ahí.

Mario y demás a los que no vea: FELICES FIESTAS COMPAÑEROS.

Jesús Lens dijo...

Javi, avísame con la hora, que yo tengo que estar a las 9 en el centro, arregladito y duchadito ;-)

José Antonio dijo...

Queridos amigos Verdes, verdosos, verde lima, asimilados, adoptados...buen día mañana para correr por la Vega de Pinos Puente, que suele estar muy emotiva en esta señera mañana. Si hiciera frío mucho mejor, pero si el tiempo es más benigno, igualmente es impresionante. Será una tirada de 15 kilómetros muy lúdicos, muy tranquilos - en esta ocasión de verdad, ya se encargará mi compae Paco-. Por tanto, quedamos oficialmente a las 9 en La Cruz de Granada tomando primero un carajillo, que dice Javi que va muy bien antes de correr y si lo dice Javi..., para salir sobre las 9,30. Saliendo a esa hora quedará mañana suficiente para quehaceres varios relacionados con la Nochebuena. Por tanto, inauguraremos esta cita atlética como Mañanabuena, ¿ Qué os parece ?
Importante, ir comentando aquí si os apuntáis como ya habéis hecho alguno, así sabremos si hemos de esperar a alguien. Saludos lechones.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Ando mal de tiempo por la fecha, pero...

Explicadme el plan: salida a las 9'30 y ¿vuelta otra vez a La Cruz de Granada alrededor de las 11, aproximadamente?

Antonio dijo...

Sí Gregorio, ese es mas o menos el plan.

Abel dijo...

Mañana me va a resultar completamente imposible poder acompañaros por esa atractiva MañanaBuena en la Vega de Pinos.
Espero poder unirme en otra fecha próxima.
Saludos!!

Javi dijo...

Pedazo de series que nos marcamos Jesús, Onio y servidor. Como fieras nos hemos portado, no subiendo el crono por encima de 3.45 en ningún parcial. Unos máquinas con muchas ganas de mejorar. Aviso, el 2009 va a ser reñido a nivel atlético. Mañana nos veremos por la Vega. Yo cierro el grupo, que estoy "eslomao"

Anónimo dijo...

Bua!!, bua!!, bua!!, debo de ser de los poquitos que hoy estamos laborando!! (gracias a Dios), así que a disfrutar del entreno de hoy y de NocheBuena.
Aleandro.

Jesús Lens dijo...

Aleandro, a mí me toca también estar en el curro. Aunque menos mal. Ayer quedé destrozado. Roto. Y encima no bebí agua y me puse malísimo. Nunca unas vacaciones me habían hecho tantísima falta, chicos.

Onio dijo...

Espero hallais disfrutado de esa Mañanabuena. Me resultaba imposible poder acompañaros porque tenía la mañana muy liada pero es que despues de las series de anoche aventurarme a correr hubiera sido una locura. Me dolian hasta las orejas cuando me he levantado.
Bueno a todos ¡¡FELICES FIESTAS!! de parte de Noelia y Antonio (Onio) y recordar que tenemos un 2009 cargado de retos.

José Antonio dijo...

Hemos disfrutado esta mañana, sin duda. Un entrenamiento lúdico, saboreando la Vega y su frío, al que hemos asistido: Gregorio, Antonio, Javi, Mi compae Paco y servidor. 15 kilómetros por una Vega que rezumaba poesía (hasta a Antonio le ha gustado, jeje).
Y un tercer tiempo muy original: recogimos en la farmacia a Victor y nos fuímos a tomar una copa se anís y unos mantecados a la casa de los padres de Paco; allí sentados en mesa camilla hemos disfrutado de lo lindo en animada conversación con Carmela, la madre de mi compae. Posteriormente una buena cerveza en La Cruz. Por desgracia Gregorio ha debido marcharse un poco antes.
Amigos, se acaba de consagrar una nueva tirada: la de la mañanabuena con anis en mesa camilla. Que así sea todos los años.
Feliz Navidad a todos.

Javi dijo...

Bueno, pues desde mi segunda casa, os deseo unas felices fiestas a todos. Hoy nos hemos despedido a lo grande en esta MAÑANABUENA, por la Vega, con un frío de perros y como nos gusta, corriendo, haciendo unos estupendos kms, donde se ha purgado tocino, chorizo y demás adherentes del riñón. Además queda a partir de hoy institucionalizada esta tirada de 24 de diciembre, con posterior visita a Carmela (madre de Paco) y degustación de anís y mantecados variados. ¿Qué más queréis?

Un abrazo y lo dicho, felices fiestas

Javi dijo...

José Antonio: definitivamente nuestra compenetración mental y descriptiva empieza a asustarme!!!

José Antonio dijo...

jeje, increible Javi¡ He mirado la hora del mensaje y han sido casi simultáneos. Lo que yo digo: ¡ si hubiera que cambiar de orientación, que opción mejor que la de un Verde! jeje.

Anónimo dijo...

Desde Pinos Puente vuestro compae os deses muchisimas felicidades.
Y la Carmela contentisima de que su hijo tenga unos amigos tan "Guenos". Por supuestisimo que el año que viene nos vemos sentaos en la mesa camilla al calor de una copica de anis.

Lo dicho un fuerte abrazo BUENA GENTE.

Anónimo dijo...

compae lo tuyo, con Javi va tomando cuerpo, esto va que vuela.
Hasta luegoorr, me voy a inflame gambas.

José Antonio dijo...

Amigos, cuanto me gustaría hacer una entrada de lo que supone correr por la Vega en la MañanaBuena. Casí ganas tengo de escribir un cuento navideño incluso, pero hay entradas por ahí pendientes y hay que dar paso.
Permitidme sin embargo que escriba unas palabras sobre lo que supone correr en un día como éste y compartir kilómetros y anís como el de esta mañana en casa de los padres de Paco, junto a la Sacristía. Desde que los Verdes son Verdes, y va ya casí para un año, han ocurrido cosas sensacionales. Sin ir más lejos, esta mañana, porque ¿quién iba a decir que trás esos 15 sabrosos kilómetros, íbamos a sentarnos en una mesa camilla a hartarnos de anís y mantecados? Son pequeñas cosas que se convierten en muy añoradas y especiales con el paso del tiempo, incluído el villancico que le he cantado mientras corríamos a mi compae Paco para que siguiera corriendo. Todo bastante especial y mágico. Luego, ¿ poseerán los Verdes cuando se juntan una especie de halo especial que posibilita experiencias mágicas y extraordinarias? A veces me pregunto eso.