lunes, 23 de febrero de 2009

EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD. Crónica del maratón de Sevilla (por Antonio)

A los 15 días de una pequeña operación, a principios de diciembre cuando por fin podía comenzar de nuevo a rodar, le comentaba a José (Palma) que quería ir al maratón de Sevilla y que mi objetivo era hacer sobre 3 horas 6 minutos. Lejos de desanimarme y con su mejor voluntad y conocimiento, que son muchos, me decía que era un objetivo ambicioso, que había que correr mucho, y entrenar más, pero que era posible. Aquellas palabras me sirvieron de estímulo, a mí y a mi ambición, para hacer lo posible por conseguir esa meta. Después vino una lesión de rodilla que no me dejó entrenar bien hasta mediados de diciembre, y que cerca estuvo de dar al traste con mis objetivos. Afortunadamente pude recuperarme rápido y ponerme manos a la obra (o pie a la zapatilla). Comenzando así un periodo de entrenamiento como nunca antes había hecho en mi vida, combinado intensidad y volumen de kilómetros.

El primer test de cara al maratón, la media de Almería, fue un pequeño varapalo, pues no me acerqué a los tiempos previstos. Esta desilusión, lejos de desanimarme, me galvanizó y me hizo entrenar más duro, aún si cabe, las tres semanas que faltaban para la cita Sevillana. Con todo listo en mi cuerpo, y en mi maleta, me relajé viendo Carros de Fuego, elemento que comienza a convertirse en una tradición premaratoniana. Al día siguiente salimos Ana, Nuria, Javi y yo para Sevilla. Nada más llegar allí, nos dimos cuenta que estábamos en puertas de un gran Maratón, y es que, a pesar de no tener el nombre de otros, hay que rendirse. Sevilla tiene un maratón de primera: la organización, la infraestructura, el trazado, la información y los agasajos a los participantes son sencillamente espectaculares, y todo ello por un precio insignificante. Todo esto en boca de un malagueño, no es cualquier cosa.

El día previo a la carrera fue estupendo, casi parecía que estábamos de turismo. La compañía de las verdes, y sus familias, la ciudad de Sevilla y la temperatura me hicieron olvidar que estaba allí para un maratón y pude relajarme y disfrutar de la ciudad plenamente. Además la comida y la cena en familia hicieron mucho más animada la jornada.


Me levanté antes de que sonara el despertador, con ganas de correr y de perseguir mis objetivos. Había planificado correr a 4:25 min/km y tenía ganas de empezar. Como había dicho Víctor, 22 minutos cada 5 Km. Me despedí de Ana y me fui en busca de mis compañeros. Así, tras los preparativos propios de cada carrera nos encontrábamos Javi Ruiz, Cristian, Jesús, José Antonio, Daniel, Javi y yo, cantándole cumpleaños feliz a Víctor en la salida, ante el asombro de los demás corredores.

Sonó el disparo, y aquí el error de planificación de colocarnos más atrás de lo esperado tuvo dos consecuencias. La primera de ellas, más de un minuto en cruzar la meta, pero al fin y al cabo esto te lo descuentan en el tiempo oficial. La segunda consecuencia, más de un minuto y medio perdido por un atasco en el túnel de salida, y éste habría que recuperarlo. Algunos pensarán que un minuto más o menos en un maratón, tiene poca importancia, pero cuando uno tiene la planificación del ritmo tan bien estudiada esto supone un gran contratiempo. Hay una frase que dice que cuando no hay cabeza el cuerpo paga las consecuencias. En breve iba a descubrir el verdadero significado de esta afirmación.


Al abandonar el estadio pudimos comenzar a correr, en los primeros metros Daniel impuso su ritmo y se perdió entre la riada de corredores. En mi primera maratón, el Mapoma de 2008, corrí buscando sensaciones, con un objetivo, pero más preocupado en poder concluir con dignidad. Ahora y con algo de experiencia, sólo me valía hacer un tiempo, así que tras comprobar que me encontraba bien y que todo parecía estar en su sitio comencé con una rutina que mantuve durante toda la carrera: pinchaba cada Km en mi cronómetro y adecuaba el ritmo al objetivo perseguido. Esta planificación me llevó a separarme antes del Km 5 de Cristian y Víctor. Javi, al que hay que alabar su ambición y valentía en su primera atacada al maratón, compartía mis objetivos y juntos cruzamos el Guadalquivir, donde fuimos jaleados por nuestras pacientes y comprensivas parejas. Esto es algo que se agradece inmediatamente, en nuestro caso aumentando el ritmo. Decidimos que, puesto que habíamos perdido un tiempo precioso en el túnel de salida, habría que meter un Km a 4:10-4:15 de vez en cuando, con la idea de entre el Km 15 y la media maratón recuperar la planificación espacio temporal, cosa que hicimos aunque sufriendo bastante.


La dureza del entrenamiento, nos permitía poder afrontar el reto, pero notaba que tenía los músculos cansados, y desde el Km 15 el gemelo izquierdo comenzó a manifestarse como de costumbre. Decidí no hacerle caso y seguí corriendo sin más, deseando que me permitiera continuar. Sobre el Km 20, Javi comenzó a quedarse un poco atrás, no mucho, pero unos pocos metros nos iban separando. Aunque lo lamenté, puesto que habíamos corrido muy bien y cómodos juntos, animándonos y compartiendo nuestras dudas e ilusiones, decidí seguir con mi ritmo en busca de mis objetivos. Además, estaba convencido, dada su fortaleza, de que en breve estaría de nuevo allí, a mi lado, haciéndomelas pasar putas para seguirle. Al poco me quedé con un grupo que me dijeron que iban a por las 3 horas 10 minutos, así que supe que tenía que poner tierra con ellos.

Ahora comenzaba otra carrera, cruzaba la media maratón en solitario, había recuperado lo perdido por el dichoso túnel y me disponía a doblar el tiempo empelado hasta ahora. Así que nuevamente tocaba tirar de oficio, me preparé para aguantar y seguí corriendo. Entre los Km 24 a 30 lo pase mal, no me gustaba esa parte del recorrido, no había casi nadie por allí y, encima, debí de quedarme un poco en tierra de nadie, entre los que perseguían las 3 h y 3h 10. Durante aquellos kilómetros mi única distracción fue seguir cazando a otros corredores y Kilómetros en mi cronómetro, el dígito que más se repetía era el 4:19 min/km. Tras pasar el parque de María Luisa, llegamos al río de nuevo, ahora sabía que la carrera comenzaba de verdad. 12 Km me restaban, la cuidad comenzaba a animarse y ahora eran muchísimos los corredores que me acompañaban. Al igual que en Madrid, el año anterior, llevar un ritmo constante me permitía adelantar a muchísima gente, de hecho desde la media maratón al final sólo me adelantaron cuatro corredores, según la clasificación, en cambio, yo podía adelantar a muchos.

Crucé el río por tercera vez y ahora la cosa se ponía dura de verdad. Por el Km 35 el cansancio comenzaba a hacer verdadera mella y el cuerpo me pedía bajar el ritmo. No estaba dispuesto a hacerlo, las palabras de ánimo, que Ana me dedicó antes de salir de la habitación, me servían para aguantar. Ahora era el momento de la tiranía, la tiranía de la mente sobre el cuerpo, del espíritu y la voluntad sobre lo humano, era el momento de anular las señales del cuerpo, su dolor y agonía y seguir hacia delante. En el Km 38 me encontré con Daniel, le alenté y le dije que me siguiera pero iba muy tocado y se quedó atrás.


Es el momento de interrumpir este relato para hacer pública mi admiración por este corredor. Daniel eres el más grande, cualquier otro en tu situación estaría lamentándose y compadeciéndose. Tú sigues en la brecha, alegrándonos a los demás y contagiándonos tu optimismo. A pesar de no haber entrenado y de tus dolencias repetiste tu tiempo de Madrid, eres increíble.













Tras dejar a Daniel volví a cruzar el río, ya por última vez, y me dispuse a aguantar lo mejor posible los últimos Km. El dolor era insufrible, las piernas me dolían en cada una de sus terminaciones nerviosas. Mi zancada era lamentable, lanzaba las piernas con las caderas ante la rigidez de mis miembros. Esto provocaba que los tiempos se me fuesen un poco, pero sabía que tenía un poco de colchón a mi favor. A pesar de eso decidí no acomodarme y seguir intentando marcar los tiempos. El único pensamiento en mi cabeza era: no vuelvo a un maratón en mi vida, esto es una animalada, y cosas por el estilo. Al llegar al estadio vi a Ana y a los demás animándome. Si en Madrid levanté los brazos y sonreí, ahora sólo podía gritar, gritaba con angustia y sufrimiento, mi cuerpo se sublevaba por lo que le había hecho pasar. Como un loco entré chillando al túnel y me dispuse a cruzar la meta.



Lo conseguí, el sufrimiento, el dolor, los días de entrenamientos con frío y lluvia, se convertían en una marca sobre el reloj, un premio que compensaba todo lo sufrido.

3 horas 6 minutos 33 segundos de tiempo real. Objetivo conseguido.

39 comentarios:

Jesús Lens dijo...

Querido Antonio, eres una mala bestia, en el mejor y más cariñoso sentido de la expresión.

Nunca he conocido a nadie con una cabeza (cebezonería dirían algunos) como la tuya. En diciembre dijiste 3 06 y en Febrero haces 3.06.

Increíble.

Y todo ello con lesiones, operaciones, etc.

Me ha encantado tu narración, un ejemplo de cómo no dejarse vencer por las circunstancias para cumplir con un objetivo que, estaba claro, era posible.

Enhorabuena, campeón. Eres un espejo en el que mirarnos... pero de lejos ;-)

Abel dijo...

Sin duda el tesón que te mueve, causa admiración y es digno de elogio y loa.
Si tus piernas pueden impulsarte rápido y lejos, tu cabeza logra maximizar esas excelentes capacidades.
Me quito el sombrero porque sin duda, como ha dicho Jesús, eres un CAMPEÓN.
Saludos!!

Mario dijo...

que angustia, km a km tomando tiempo?, mu bien no esperaba menos de ti, enhorabuena antonio .

Javi dijo...

Enhorabuena al más duro, más perseverante, optimista y preciso corredor de este grupo.Eres maquinaria teutona 100%: fiable y precisa.
Por supuesto, no podemos olvidarnos del resto de Maratonianos, con mayúsculas. Todos a una gran altura, acabando la prueba reina del atletismo.
Permitidme que siga muy decepcionado conmigo mismo. No sé si es justo o no, pero no he logrado lo que buscaba y esta prueba me ha dejado un regusto muy amargo que sin duda tardaré en digerir. Pero bueno, ya está hecho y sólo se trata de volver a recuperar la ilusión por correr, que no es poco. Me equivoqué en el planteamiento, sobreestimé mis posibilidades y quise medirme con alguien que, ahora más que nunca, está muy por encima de mi nivel, además de que, seamos francos, no he llegado bien al día D.

Reitero mis felicitaciones a la delegación verde en Sevilla.

Un abrazo

Jesús lens dijo...

Javi, créeme que te entiendo. Pero peor habría sido quedarte con la sensación de no haberlo intentado.

Tío, eres un monstruo y has pagado la novatada, pero:

A.- Has terminado y ya eres Marathon Man
B.- Has experimimentado lo que se puede llegar a sufrir y la próxima vez estarás sobre aviso.
C.- Has hecho un gran tiempo, aunque ahora creas que no.

Arriba ese ánimo y a empezar a pensar en la próxima.

Victor dijo...

Antonio, eres un grandísimo corredor. Por esa resistencia, por ese tesón, por esa entrega te has ganado ya estar en el club de Daniel y de Blas. Yo quiero parecerme a vosotros pero al final en carreras como esta no puedo más que rendirme y admiraros por esa fuerza de voluntad tan enorme.

Además en Sevilla creo que has hecho una carrera para enmarcar, tu mejor carrera junto con la Ragua, Antonio, lo tuyo son las carreras duras. Enhorabuena fiera, intentaremos seguir tu estela.

Un abrazo

Grupo deportivo "Las Verdes" dijo...

Ya se ha creado una carpeta en Picassa con las fotos del MaraSevilla 2009, que podéis ver en el margen derecho de esta página y donde podéis añadir todas vuestras fotos de dicha prueba.
Saludos!

Javi dijo...

Víctor, por cierto, te pido disculpas porque no pude ni hablarte cuando te vi en el km treinta y tantos (creo que fuiste tú), porque ya estaba viendo visiones, mi sufrimiento era tal en ese punto que no pude ni articular palabra. Agradezco tus ánimos en ese momento, a pesar de que no fuesen fructíferos.

Un abrazo

Manolo dijo...

Esto es como la parábola del hijo pródigo, cuando el hijo que se queda con el padre le recrimina que le haga fiestas al que un día lo abandonó y ahora vuelve.

Me explico. Sé que Antonio merece mil alabanzas por su gesta (y por su relato) y las tendrá, pero ahora hay que esforzarse en levantarle el ánimo a uno de vuestros más preclaros hijos verdes. Más que levantarle el ánimo, abrirle los ojos.

Javi, no te fustigues. Hazle caso a Jesús. Cabréate pero no demasiado. Empieza a disfrutar de lo conseguido. ¿Habrías firmado ese tiempo hace un año? ¿Se acaba el mundo aquí? ¿No es para estar orgulloso poder decir ya que has terminado un maratón? Cambia el chip y piensa que simplemente has tenido un mal día y que esa supuesta mala marca (que no es mala, ni siquiera digna ¡es buena!) te abre un margen de mejora fantástico para la próxima ocasión. Yo empecé con un tiempo similar en mi primer maratón y un año después, en el tercero, le pegué un bocado de media hora exacta.

Es cierto que tenías piernas para algo mejor, mucho mejor, pero el maratón es así, de ahí su grandeza (y su puta miseria cuando te golpea). Si en el maratón 2+2 fueran 4, no tendría épica alguna, ¿y no eres tú amante de la épica?

Recupera esos músculos y hala, a ponerse moreno por los caminos. Ya verás como el siguiente sale mejor. ¡Pero sin estrés, coño! No mereces sentirte decepcionado después de tanto trabajo y de un primer maratón en tres horas ventipoco. ¡¡¡ENHORABUENA!!!

Victor dijo...

Javi, no te preocupes, yo iba también mal cuando nos vimos en ese km. Suscribo las palabras de Manolo, anímate, que eres el más dotado de todos. Y tu tiempo, tal como te vi yo en el 33, es muy meritorio, te lo aseguro.

Antonio, el otro triunfador del maratón fue Cristian, por lo visto le tocó una bicicleta en un sorteo que hicieron en la entrega de premios!.

Un saludo

Javi dijo...

Manolo, gracias por tus ánimos, pero tras varios meses de duro trabajo necesito unos días para asimilar esta decepción. No es como una media, o un 10,000, sabes que en el siguiente puedes mejorar. Preparar otro maratón no es cuestión de un mes... Pero esta entrada es para ensalzar la estratosférica marca de Antonio y las grandísimas carreras de Daniel, Cristian, Víctor, José Antonio, Javi Ruiz y Jesús Lens.
Sí, es cierto, el único que aplica la lógica a la épica del maratón es Antonio, y lo logra. Para él, 2 +2 son 4. Yo olvidé sumar.

Jesús lens dijo...

Manolo tuvo ayer un detalle en la firma de la crónica de la Maratón de Sevilla. Si tenéis IDEAL a vuestro alcance... mirad quién firmó la crónica

;-)

Chicos, chicas... ¿y correr en el Sahara?

Jesús Lens dijo...

Una pregunta de orden: ¿Cuánto miden los Paseíllos Universitarios?

Dar una vuelta completa, ¿cuántos kilómetros son?

Mario dijo...

las rectas estan marcadas en 400 metros, y de mi epoca en el manjon una vuelta eran los 1000 metros. Si lo mides por google earth dan los 10000 metros

ANA dijo...

ENHORABUENA A TODOS!!!!!!
Chicos,tenéis que estar contentos, no todo el mundo se atreve a correr un maratón.
Antonio, mi Cho, eres un Campeón!!!

ANA

Jesús Lens dijo...

Gracias Mario. A ver si consigo sumar una nueva Verde a este grupo!!!!

Ana, menudo tipazo, tu Antonio. Gracias por esas palabras... y esas fotos.

ANA dijo...

He puesto más fotos de Sevilla en Picassa.

Anónimo dijo...

COMPAE ANTONIO; ERES MI IDOLO.
Enhorabuena a todos ,terminar una maratón está al alcance de muy pocos.
Frase pa mi compae Javi: El fracaso fortifica a los fuertes, y tú lo eres en MAYUSCULAS. Preciosas las fotografias.
Reciban un fuerte abrazo BUENA GENTE.

Antonio dijo...

Pero que es esto Javi, eres un corredor de narices, fuerte, perseverante y sobre todo valiente y ambicioso. Si estás dolido es porque eres un enamorado de correr, pero no te eqivoques. Sencillamente no has podido materializar en el crono tus capacidades y ccualidades, pero por esta vez.
Sabes que no has llegado en buena forma, sinceramente creo que has llegado un poco pasado. Si la carrera hubiese sido hace un mes te habrías salido y tú lo sabes.

No me cabe la menor duda de que te recuperarás de esta a tu estilo. Éste es, mejorando y consiguiendo lo que te propones, como has hecho con las medias.

No te fustigues, como bien dice Manolo. Recuerda lo que has hecho en Lorca, el Conjuro o Almería, y todo eso en un año. Además estás considerando como malo un tiempo de 3 horas 25 minutos y eso sufriendo como un bellaco.

Te quiero recuperado y con ambición en breve, tenemos carreras pendientes y quiero tenerte al lado haciéndomelas pasar putas para seguirte. Así que ya sabes el siguiente nos saldrá mejor. Un abrazo campeón.

A los demás gracias por vuestras palabras, pero el mérito es de todos los que estuvimos allí. Todos podemos estar contentos de nuestro papel en Sevilla, cada uno lo hizo lo mejor que pudo. Me gustaría que se vuelva a repetir esa escena de los verdes conjurándose antes del maratón.

Ademas como lector del blog me gustaría ver más crónicas del maratón y pediros perdón por el marcado caracter castrense-pseudonazi de mi relato, pero ya me conoceis, y despues del fin de semana de bromas con mis difrerentes planificaciones pues pensé que era lo que pegaba.

Un abrazo

Daniel dijo...

FELICIDADES!!!!!!!!LAS VERDES LO CONSIGUIERON.
Antonio llevo dos días pensando y sufriendo por todo lo que he pasado en esos 42.195, pero te puedo asegurar que después de leer tu entrada sólo pienso volver a correr otra maraton, y sí, aunque me digan lo contrario las correré.
Creo que ya es hora de pensar en bajar de tres 3 horas, y me gustaría que fueramos todos juntos, porque Javi, no te equivoques y mucho menos te desanimes y permitas rendirte, ya que tienes cualidades y aptitudes de sobra para estar en los tiempos que te fijes como meta. Es verdad que quizás hayas llegado pasado de forma, como ya te han comentado, pero en Almería demostraste de la pasta que estas hecho, ANIMATE.
Víctor, Cristian, Jose Antonio, Jesús, Tocayo y Javi Ruíz, ha sido un placer compartir esta bonita experiencia con vosotros que no es la primera ni tampoco espero sea la última.
UN FUERTE ABRAZO A TODOS
ESTAMOS EN CONTACTO.
DANIEL.

trevenque dijo...

Enhorabuena!!!!!
Por el relato y sobre todo por la carrera. Un ejemplo de tesón, de sacrificio y de planificación.

Una envidia, sana, pero envidia.
Enhorabuena....

José Antonio dijo...

Bueno amigos, qué deciros. Aquí sobran las palabras, pero lo intentaré tal y como lo he hecho en mi blog. No me gusta vocear pero alzaré la voz: ¡HEMOS HECHO UN MARATÓN! ¿Habéis pensado con objetividad qué significar eso? Ni más ni menos que apostar por una forma de vida, una forma de pensar, una actitud ante la vida.
Los seres humanos solemos acostumbrarnos con demasiada falicidad a la grandeza, pero no olvidemos que lo que hicímos ayer es la acción individual más valiente que probablemente hayamos hecho nunca ¿ No os parece suficiente ? Por tanto, Javi y Jesús -os cito a vosotros porque érais los más contrariados en Sevilla-, pensemos en positivo. Nos apasiona correr y hemos completado la madre de todas las pruebas, ¿ no es ese motivo para saltar de júbilo ?

Antonio dijo...

Daniel cuenta conmigo para ese objetivo.

Antonio dijo...

Perdón Javi, me he equivocado con tu tiempo, quise decir 3 horas 24 minutos.

Javi dijo...

Minuto arriba,minuto abajo... Reveladoras las palabras del compae: fracaso. Jeje. Mañana habría que trotar un poquito, ahora que parece que las piernas empiezan a recuperarse.

Antonio dijo...

Me apunto a ese rodaje, pero tiene que ser una cosa tranquila tranquila, en plan pisaparques total

roberto dijo...

enhorabuena antonio por tu marca personal y enhorabuena tambien a todos los verdes y simpatisantes por haber concluido con exito la grn prueba. parece que han dado su fruto las series en el nuñez blanca las tiradas largas los rodajes cortos y en general el entreno de calidad.¿para cuando hacemos la proxima? saludos roberto

roberto dijo...

enhorabuena antonio por tu marca personal y enhorabuena tambien a todos los verdes y simpatisantes por haber concluido con exito la grn prueba. parece que han dado su fruto las series en el nuñez blanca las tiradas largas los rodajes cortos y en general el entreno de calidad.¿para cuando hacemos la proxima? saludos roberto

Anónimo dijo...

Enhorabuena a LAs Verdes!!!. SE nota el trabajo realizado durante tantas semanas. ASí me gusta, el resto de "verdes claros" deberemos de animarnos alguna vez.

Saludos Aleandro.

Paco dijo...

Antonio, vaya tiempazo, vaya carreron y muy buena crónica. Mi mas sincera enhorabuena a ti, javi, Jesus, jose Antonio y a todos que habeis disfrutado y sufrido el maratón. Enhorabuena

Mario dijo...

esta tarde hare de pisaparques como siempre, a pesar de no haber maratonao en sevilla.

Paco Montoro dijo...

Mis felicitaciones paisano, eres un buen corredor, supiste sufrir y lograste tu objetivo. Para la próxima bajar de las tres horas. Un abrazo

José Antonio dijo...

Amigos Verdes, si estáis por aquí el próximo sábado, tenemos una buena ocasión de tomar una cerveza y hablar de libros en La Tertulia a partir de la 7,30 de la tarde, una cita que nos aconseja nuestro amigo Jesús Lens.

Jesús Lens dijo...

Alter, gracias por el aviso. Vamos a exponer unas fotos de hicimos en Senegal, veremos unos cortometrajes del artista Said Messari y hablaremos de África con el novelista Antonio Lozano. Todo ello con sus Verdes y su buena música.

La Tertulia. C/ Pintor López Mezquita. a las 19.30 del sábado.

Vengan.

Javi dijo...

¿Por qué cada vez que salen algún plan chulo no estoy en Granada? Buena pinta tiene esa velada en la Tertulia. ¡Disfrútenla!

Antonio dijo...

Me pasa igual que a Javi, este finde no estaré por aquí, me sumo a la siguiente.
Ayer Javi y yo nos metimos unas cuestas pal cuerpo, sbuida al cementerio y bajada por la Alhambra, muscularmente medio que, lo malo eran los gemelos, están a punto de caramelo.
Y vosostros qué ¿habbeis vuelto al entreno? la media de málaga está a la vuelta de la esquina.

Un abrazo

Jesús Lens dijo...

Yo ayer intenté salir, pero no llegué a la media hora. Sigo estando roto.

José Antonio dijo...

Yo aún no he trotado, pero me siento muscularmente muy bien. Mañana espero trotar unos ocho kilómetros pisando margaritas.
Cuidaos con cabeza que las maratones necesitan su tiempo.
Por cierto ¿ habéis leído el artículo de Jesús de hoy en Ideal ?

Onio dijo...

Buenas a todos.
Estas semanas he estado algo perdido pero es que entre el pequeñajo y un próximo cambio de ubicación de mi puesto laboral (por decirlo de una forma delicada) no he tenido tiempo pa ná.
Pero bueno aquí estamos y lo primero aunque llegua ya bastante tarde es felicitaros a todos por esa magnifica maratón realizada en Sevilla. No voy a entrar a valorar vuestros tiempos ya que es algo que habeis hecho mas que de sobra, solo diré que me parece increible la capacidad de sufrimiento que demostrasteis todos sin excepción, cada uno a su nivel, dejandole bien claro a la maratón que por mas fuerte que os golpeara no os iba a doblegar en ningún momento. Una fuerte obación os mereceis todos y yo os la mando aunque sea desde aquí.
En otro orden de cosas estoy intentando retomar los entrenos para ver si llego a la media de Málaga así que a ver si en los próximos fines de semana se organiza alguna quedada.
Un saludo amigos.