martes, 14 de octubre de 2008

ELLAS

Ha llegado el momento de hablar de ellas, de nuestras más fieles compañeras en carrera, de nuestro objeto de deseo, envidia y anhelo. De ellas, en las que nos fijamos, adoramos y de las que pasamos horas hablando; de sus virtudes y de lo bien o mal que se ajustan a nuestras necesidades. De las que miramos con descaro cuando acompañan a otro corredor, a la vez que pensamos: la quiero para mí. Es el momento de hablar de ZAPATILLAS. Os voy a contar la historia de las zapatillas que he utilizado desde que dejé de ser un pisaparques para convertirme en corredor.

Las primeras zapatillas que utilicé fueron unas NIKE AIR MAX, eran negras, de piel y, tras haber servido como zapatilla de vestir durante mis años de universidad, fueron jubiladas de aquella tarea para pasar sus últimos tiempos devorando kilómetros. La verdad es que no sabría deciros qué tal eran para correr, haceros cargo de que en aquella época, fumador y fondón, más que correr arrastraba mi abandonado cuerpo por las calles del Albaicín. Sólo puedo decir dos cosas, la primera es que respondieron fielmente a lo que se le pedía, y, la segunda, es que la sudoración excesiva del pie y el dolor de rodillas de aquellos primeros meses desaparecieron cuando dejé de usarlas. Hace poco las tiré, con gran pena, pero es que después de correr las seguí usando para chapucillas.

Las siguientes fueron unas NIKE PEGASUS (48 Euros), de las que guardo unos recuerdos horrorosos, fueron las zapatillas de mi primera lesión: de cadera. Además, por si fuera poco, en poco tiempo las pinché quedándose totalmente deformadas, por lo que no han pasado los 300 KM. Aún me las pongo de vez en cuando por dos motivos: para sustituir a las air max en las chapucillas y para recordarme a mí mismo no volver a caer en la tentación de unas nike. Por decir algo bueno de ellas diré que tenían buen agarre.


De ahí pasé a unas MIZUNO MUSTANG 3 (92 Euros) y con ellas llegó el escándalo, aprendí lo que eran de verdad unas zapatillas de correr; ligeras, flexibles, con rebote y respuesta, además, una expresión que había escuchado con anterioridad cobró sentido: tener sensación de terreno bajo los pies. Con ellas hice mi primera carrera, un 7 mil que corrí en el “estratosférico” tiempo de 4:40 el mil. La verdad es que las doblé relativamente pronto por mi forma de pisar, pero si os soy sincero cada vez que veo unas mizuno me viene a la mente evocaciones del primer amor.

Alternado con éstas usé unas NEW BALANCE 1060 (72 Euros). Me dejaron impresionado desde el principio, no tenían nada en especial, pero a la vez lo tenían todo, sus principales características eran su estabilidad y su confort. Su amortiguación no era cómoda, no como la de otras marcas, pero era muy efectiva. Recuerdo bajadas en asfalto bastante rápido y como apenas notaba el impacto. Hay que decir que estéticamente no estaban muy logradas, pero en cambio son durísimas, las jubilé con más de mil KM, en perfecto estado de revista. Tienen un lugar de honor en mi armario de zapas.

Jubiladas las mizuno me compré unas NEW BALANCE 755 (49 Euros), no pude resistirme al precio y además había oído hablar mucho y bien de ellas. Como toda NB es buena zapatilla, pero no a la altura de las 1060. Sin poder sacarle ningún defecto, salvo quizás la comodidad, no son de mis preferidas. Son rápidas y con buena respuesta, quizás bajas de talón. Con todo, hice muy buenas carreras con ellas, como la subida al Conjuro, además de iniciarme en las series. Las tengo en Málaga y son las que uso cuando salgo por allí. A pesar de todo, cuando acabo de correr con ellas, me pregunto qué es lo que no me termina de convencer y, la verdad, no sé responder.

En reyes de 2007 adquirí unas ASICS CÚMULUS 8 (72 Euros), quizás me las compré un poco grandes. Estas zapatillas lo dieron todo de golpe, muy cómodas y flexibles, pero en pocos KM empezaron a perder sus características. Lo que mejor recuerdo de ellas eran el rebote y comodidad de la amortiguación, además de su flexibilidad y lo bien que recogían el pie. Con ellas hice mis dos primeras medias maratones, además de otras carreras. Murieron repentinamente, Al volver de Oxford las puse de nuevo en servicio pero en cuestión de semanas empezaron a dolerme las rodillas, para mí, un signo evidente de desgaste de zapatillas, quizás no me perdonaron la infidelidad británica.

Con la intención de comprarme unas zapatillas polivalentes para llevarme a Oxford, adquirí las NEW BALANCE 1061 (69 Euros). Con estas zapatillas se colmó mi medida. Son las mejores zapatillas de entreno que he tenido. Respecto a sus predecesoras mejoraban la estética, la comodidad en general y la de su amortiguación en particular. El día de su estreno ya pude comprobar que eran algo fuera de lo común, con ellas hice series, tiradas de mas de 25 KM, las metí por barro, asfalto, tierra, hielo y siempre respondieron perfectamente. Gracias a sus bondades creo que me hice definitivamente corredor, fueron las que hicieron la mayor parte del entreno del MAPOMA y con ellas hice un día una tirada de 25 KM con un grupo de amigos locos que conocí por Internet. Con más de mil KM, las limpié y las guardé al lado de su hermana mayor las 1060.



Estando en Oxford no pude resistirme a una oferta de Internet y me pillé las SAUCONY TRIUMPH 4 (72 Euros). Eran las zapatillas de las que más y mejor había oído hablar y existen buenos motivos para ello. Reúnen tres características importantes: aúna el rebote y las sensaciones de las mizuno, la comodidad de las asics y la estabilidad de las NB, que no es poco, y, además, tienen la mejor transición de pisada que he probado nunca, parece que pisar con el talón y salir impulsado con los metatarsos es algo automático. Por estas características las reservo para la competición donde me han dado las mejores alegrías, con ellas hice mi mejor tiempo en media maratón, terminé el MAPOMA y coroné la Ragua y el Veleta. Qué más se le pueden pedir. Por sacarle algún defecto diría que la configuración de la parte superior no las hace cómodas para andar ni para estar parado, pero en carrera se transforman fundiéndose con el pie, de hecho pese a las KM que les he hecho de una atacada, nunca me han causado la más mínima molestia.

Preparando el MAPOMA decidí comprarme unas ADIDAS SUPERNOVA CUSHION 6 (70 Euros) y aprovechar la oferta de inscripción al maratón. Siendo sincero había escuchado hablar muy mal de adidas y dejándome influir por estos comentarios nunca pensé en adquirir unas, así que las compré pensando que, a las malas, sólo perdería los 25 euros de diferencia con la inscripción. En cambio, me han dado una gratísima sorpresa, son muy cómodas, la pieza móvil de su talón hace de su amortiguación algo único, al igual que su lengüeta de EVA. Por si fuera poco, son flexibles, ligeras y me gustan estéticamente. He hecho tiradas largas, de más de 30 KM y estupendas. Pero para lo que más me gustan son para hacer series e imponerles ritmos altos en rodaje, su ligereza y amortiguación es su gran arma. Tienen más de 700 KM y aún me las pongo para hacer series y cada día me gustan más. El único defecto es que su textil, por su sistema sin costuras, es delicado y son algo estrechas por la parte delantera, cosa que ya han corregido en la siguiente versión, que todo sea dicho rondan mi cartera.

Pujando un día en ebay gané, sin apenas proponérmelo, unas ASICS NIMBUS 8 (60 Euros). Siendo sincero, no son zapatillas para mí que tiendo a supinar, además creo que algo falla en su diseño, hay una gran diferencia entre la amortiguación de talón, un colchón y la de los metatarsos, más bien justilla. Por otra parte, noto mucho los laterales del textil, aunque sin llegar a hacerme daño. No sé que sería de ellas si no llevaran sistema de guiado de pisada, o puede que ese sea el problema. Las uso sin pena ni gloria y la verdad es que no responden mal, pero he de reconocer que pese al precio no han sido buena compra.

La última adquisición me las trajo mi hermano de EEUU, unas ASICS NIMBUS 10 (84 euros). No parecen emparentadas, para nada, con sus predecesoras. Son un colchón, pero a la vez tienen respuesta, son las zapatillas base para el entreno diario, con ellas sabes que vas protegido y además comodísimo. Se nota que tecnológicamente son de las más avanzadas de la marca nipona. Todo lo que había salido mal desde las nimbus 4 a las 8, parece haber salido bien en las dos últimas versiones, pero especialmente en la 10. La verdad es que le he hecho pocos KM, pero te olvidas de que las llevas puestas, es más, te olvidas que el suelo es una superficie dura que castiga nuestras articulaciones y también se amoldan como un guante. Por decir algo, no necesariamente malo de ellas, diría que no son las más adecuadas para entrenamientos de calidad, están ideadas para devorar KM. Por cierto estéticamente son muy innovadoras.



Hasta aquí el repaso a mi pequeño harén. Pero como en todo, siempre hay una preferida, aquella que más nos ha dado y con la que compartimos mejores experiencias. Sin lugar a dudas, y por si aún no lo sabéis, afirmaría que la mejor de todas las zapatillas que he tenido son las NB 1061. Tienen un lugar muy especial en mi…..…… armario, el corazón ya lo tengo ocupado.


Antonio "runcraft"




20 comentarios:

Mario dijo...

vaya que colección, coincidimos en las pegasus, yo he tenido varias unas de ellas de magnifico recuerdo, con una de ellas hice la primera media de granada, pero para el mapoma 07 me cambiaron el chip por una ascis nimbus que he vuelto a repetir, ahora siento que llega la hora del cambio y estoy perdido, me gusta la fidelidad pero ... siempre hay que estar abierto.

Paco Montoro dijo...

Buena recopilación de zapas, las he tenidos de todas marcas, pero donde pongas unas NB, Mizunos y Aacsis, para mi gusto de corredor las mejores. Buena entrada Antonio.

Saludos

javi dijo...

Si es que eres un freakie de las zapas. Como yo, qué le vamos a hacer. Me gusta y relaja ver zapas por internet, leer sus características y observarlas en 3d. Es de locos, pero mejor mirar zapas a otras cosas menos honrosas, ¿no? Ya lo hemos hablado mucho, pero hoy estoy en disposición de decir que la zapa que mejor me ha funcionado es la Asics Kayano. Aunque sabemos que las peculiaridades de cada corredor (pisada, peso) hacen del tema una cuestión subjetiva. Me he equivocado con algunas (Pegasus 06, Supernova 06 ) y no acaban de convencerme la Asics 2120. Las Hurricane, para las carreras.

Un saludo

Onio dijo...

Me encantan las zapas aunque si digo la verdad no diferencio unas de otras en cuanto a transición, rebote y todas esas cosas, espero poder hacerlo algún día pero aún no soy capaz. De lo que si soy es de distinguir entre las que me resultan cómodas y las que no.
Las primeras que compré hace ahora algo mas de un año fueron las asics 1110 (que ya no están ni en catálogos) pero que desde el principio me resultaron comodas y para lo que yo podía dar me iban perfectamente. Despues compré unas mizuno wave precisión 7 que son ligerísimas y que uso para las carreras y las saucony hurricane que fueron un capricho y que aún tengo por descubrir pues las he usado muy poco.
Pero de las que mejor recuerdo tengo fueron unas nike air max, aquellas de color blanco, azul y rojo. Fueron las que tuve en mi época de militar y les hice km hasta que se le cayeron casi todos los tacos, incluso les tuve que pegar la suela del talón varias veces con loctite.

Abel dijo...

Antonio, no me queda otra opción que decirte que eres un "promiscuo" de las zapas. Y es que menudo harén albergas en casa.
Lo tuyo parece más bien una cuestión de fetichismo. Incluso viendo las fotos, da la impresión de que esas zapas no tienen los kms que tú dices que tienen.
Bromas aparte, me parece una magnífica entrada, aclarando y aportando características y sobre todo sensaciones personales, sobre cada uno de los modelos que has "diseccionado" mientras galopabas sobre ellos.
Al menos tienes la ventaja que entre "ellas " nunca surgirán celos...jejeje
Saludos!!

javi dijo...

Onio, ¡eso es amor por unas zapas! jeje. Antes de comprar "buenas zapas" yo usaba "las que costasen menos de 40 euros y estuviesen guapas". Igual daba el duomax, el solyte, la EVA y la leche,... baratas y chulas. Madre mía. En qué nos hemos convertido.

victor dijo...

Antonio, eres un gran entendido en zapatillas, que forma de describir cada zapatilla... Recuerdo en la feria del corredor de Mapoma el debate con aquel hombre que resultó haber sido un atleta profesional; Daniel y yo nos tuvimos que ir...

Yo no salía de Asics y tampoco entendía mucho de las más adecuadas para mi. Tuve las Cumulus, que me gustaron mucho y 2 pares más de Asics de gama media. Para Mapoma compré aquellas Adidas y me gustó el cambio, ligeras y rápidas. Las próximas me las compras tú, ya lo sabes.

un saludo

Jesús Lens dijo...

Yo soy un desastre para las zapatillas. Mi problea es el número así, habiendo en la tienda las que sean, pero de mi número, me las llevo.

Algunas me han ido mal, pero por cuestiones tan peregrinas como que se me quedaban abiertas por arriba y eran un coladero de chinos, como recordará mi Alter. Joder. 60 o 70 euros a la mierda, que aquello era una tortura.

Y luego, soy un abusón. Cuando me van bien (o cuando no me van mal) las exprimo hasta que, literalmente, se caen a pedazos.

Un desastre, vamos.

Aunque gracias a los Amigos de Las Verdes, espro reformarme y tener mejora criterio y talento para eso de las zapatillas.

Hago propósito de enmienda.

Y hay un nombre, un tanto Bestia, que me da vueltas por la cabeza...

Jesús Lens dijo...

Antonio, con esas descripciones tan claras, me apunto una lista para saber qué pedir y qué mirar la próxima vez que vaya a una tienda. Eres un mostruo!!!

Anónimo dijo...

Pues yo me he pillado las adidas supernova csh 7 y la verdad es que me van bien, aunque sólo las he probado en la cinta. La prueba definitiva será este domingo en la media, allí os dire si me han funcionado tras la carrera. Coincido con Antonio en que además de ser cómodas, estéticamente son de las más bonitas, aunque esto último no sirva para ir más rápido.

Un saludo a todos.

Javi Ruiz

José Antonio dijo...

Doy fé que nuestro malagueño tiene todas esas zapatillas. Las he visto en su casa de Rincón de la Victoria, todas totalmente limpias y en orden (¿cómo se las arregla?). Coíncido con Abel que eso es feticihismo puro.
Es cierto lo que dice Jesús. Recuerdo que aún yo tenía el blog en Ideal y él también, y me comentó que le entraban chinos en sus Nike, recién compradas como las tenía, ¿curioso, no?.
Yo he tenido casi de todo y como algunos recordaréis a unas Supernova les dediqué una Oda.
Ahora tengo unas Asics 2110, Unas Asics Kayano 13 y unas Saucony Triumph 4, a cual mejor.

Antonio dijo...

Gracias por vuestros comentarios.La verdad es que a sí, soy un flipado de las zapatillas, me gustan mucho y sobre todo probar unas y otros. Es verdad que soy promiscuo zapatrilmente hablando.
Además me gusta cuando ha llagado el momento de jubilarlas, lavarlas a conciencia y guardarla, si es en su caja mejor, eso debe ser fetichismo. Ahora no, pero dentro de 20 años, las veré se las enseñaré a la peña y les diré: con esto corríamos en mi época. Ya sabeis el abuelo cebolleta.

Abel se ha dado cuenta de una cosa, y es que a algunas de ellas, por el cariño que les tengo, les he hecho un lifting y algunos retoquillos. No ya en serio, lo que pasa es que las dos primeras fotos son del año pasado y, por ejemplo, las NB 1061 estaban, aún, sin estrenar.

Javi una gran zapatilla la supernova, ya verás como te gustan.

Un abrazo

Mario dijo...

COMO VA LA COMPRA POR INTERNET ANTONIO Y JOSE ANTONIO?

Antonio dijo...

Pues mario hay muchos sitios, nosotros normalemnte compramos a través de ebay.

José Antonio dijo...

Javi R., si te has comprado las Supernovas has obrado bien
, merece la pena, con ellas preparé mi MAPOMA 2007.

Mario, como dice Antonio, los que compramos a través de Ebay - y ya llevo tres zapas y una camiseta - nos va de perlas, sin transaciones truculentas, y todo correcto -los yankis son honrados al menos en esto-. Si necesita unas clases de como pedirlas, me ofrezco. Ahora el dolar está más cerca del valor del euro, pero aún así merece la pena prque son más económicas.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Guardo este POST para la Navidad, a ver si los Reyes deciden buscar algo de ahí para mí. Gracias.

javi dijo...

Por cierto, en la Runner's de este mes viene un catálogo de Bikila, completito en cuanto a zapas, con todas las marcas, precios, etc.

QUEDAN 4 DÍAS

Manolo dijo...

Joder tíos, yo sigo siendo un penco en el rollo de las zapatillas. Durante mi primera etapa de corredor, que se prolongó por espacio de año y medio, sólo tuve unas zapatillas. Unas adidas, ligerísimas (modelo de chica, calzo un 41) que me las compré por el precio y por el diseño (únicos criterios que me importaban). Debieron de costarme 6 ó 7.000 pesetas de 1997.
Con ellas hice tres o cuatro medias, tres maratones ¡y todos los entrenamientos para esas carreras! Como lo estáis leyendo. Sólo tuve esas zapas. De hecho, me compré unas Mizuno (también porque eran bonitas) tras el tercer maratón, me apareció una fascitis plantar y colgué las zapatillas (nunca mejor dicho) durante diez años.
Ahora, cuando empecé a preparar lo de Nueva York, comencé con unas adidas que tenía desde hace un par de años (desconozco, por supuesto, el modelo, sólo sé que eran para running) hasta que a principios de julio, concienciado de que tenía que tomarme el tema en serio y gastarme la pasta que fuese para prevenir lesiones, me compré las Asics Kayano 14. Van bien, aunque también soy incapaz de transmitir con palabras las sensaciones que me produce correr con ellas. Haré un esfuerzo la próxima vez. Un saludo a todos.

javi dijo...

Manolo, las Kayano son para mí, de largo, unas de las mejores zapas del mercado. Con ellas vas protegido y cómodo. La estabilidad que proporcionan no es de este mundo. Es mi favorita.
Espero que vaya progresando todo bien de cara a tu maratón neoyorkino.

daniel dijo...

Antonio, ves buscando unas para mi que no me duelan los apoyos de la planta o durezas, ya que como te he dicho muchas veces, es mi calvario, me duelen un monton, sabes que tengo el pie con mucho arco. Bueno ni que decir tiene tu texto, algunos hemos tenido la suerte de disfrutar de tu sabiduria zapatiera ya desde hace tiempo.
Estamos en contacto.
Daniel.