domingo, 18 de enero de 2009

LA MÍSTICA DEL MARATÓN (Por José Antonio)


Considerándolo detenidamente, el verdadero mérito no está, en esencia, correr un maratón, no. Tal vez, el camino más arduo, hostil y arriesgado sea prepararlo.
Excepto en casos muy aislados de atletas dotados de una naturaleza fuera de lo común o atletas con altas dosis de arrojo e inconsciencia, a un maratón se llega después de duras y largas sesiones kilométricas. Quien ya haya asumido ese reto sabe a lo que me refiero, sin lugar a dudas.
En esa ardua preparación nos encontramos con el día a día cargado de responsabilidades, trabajo, familia, inconvenientes climatológicos, estados de ánimo, estados físicos, estados de salud, entre otras muchas cosas fijas o fortuitas que pudieran surgir. Pero nada de eso se puede interponer en el camino de un aspirante a maratoniano, ya que éste sólo puede tener en mente una cosa: acumular kilómetros para llegar a la cita en un estado adecuado. De lo contrario, no será posible franquear esa barrera de 42 kilómetros y 195 metros de los que se compone la prueba reina del atletismo.
El aspirante a maratoniano verá pasar ante sí toda una miríada de obstáculos serios que le impedirán correr. Tendrá que buscar horas para destinarlas a hacer esas enormes tiradas que se necesitan. Ya no se trata de salir a trotar un lunes o un miércoles unos cuantos kilómetros que puedan robarnos a lo sumo una hora de nuestros quehaceres y obligaciones personales. No, nada de eso servirá en la preparación necesaria para un futuro maratoniano.
Las tiradas más modestas no podrán ser, por lo general, inferiores a los 20 kilómetros. Menos kilómetros podrían servir de poco, así que el tiempo necesario será amplio. Tampoco sirve dejar las sesiones para el fin de semana, porque por muchos kilómetros que se acumulen el sábado y el domingo, no serán suficientes para completar ese mínimo de 70 semanales que son necesarios para afrontar la prueba con garantías.
Por tanto, si lo pensamos detenidamente el atleta aspirante a maratoniano lo que está viviendo durante las semanas previas a la gran prueba es todo un drama. Un larga lucha consigo mismo y con quienes le rodean. Todo deberá de estar supeditado a esa preparación y más vale que nada se lo impida.
Por su parte, nos encontramos con la soledad del entrenamiento. Vale, podrá quedar un día o dos a lo sumo con varios compañeros de entrenamiento, pero la mayoría del mismo tendrá que hacerlo en la más absoluta soledad. Y nada podrá objetar ante esto, de nada se podrá quejar. Tan sólo enfundarse su atuendo, cargarse a su espalda el "camelback" y devorar kilómetros, haga frío, calor, nieve, llueva o truene. Esa esa será su rutina. Y más vale que no se aparte de ella lo más mínimo, porque pasarán las semanas y se acercará la gran cita; y ya no habrá marcha atrás porque, como sí ocurre en las películas de Capra, aquí no hay milagros, sino sudor, kilómetros, sacrifico y, tal vez, lágrimas.
Es por eso por lo que hay que respetar que un corredor no decida arrastrarse a correr esta prueba, porque no se trata de la prueba sino de la opción de decidir si se quiere penetrar en esa insondable mecánica o no. Es una opción, totalmente individual.
Porque, a pesar de que la opción haya sido positiva, deberá de contar con el parecer de quienes le rodean. Es decir, saber en primera persona si sus seres cercanos están dispuestos, asimismo, a asumir ese riesgo, ya que sin ese apoyo también será difícil culminar esta enorme tarea.
En la mente del futuro maratoniano no podrán existir en las anteriores semanas otros argumentos importantes que la preparación del maratón. Deberá romper citas, compromisos, obligaciones, hacerse invisible e, incluso, hasta desdoblarse, porque todo esto le será necesario para que pueda devorar kilómetros, en la soledad más solitaria de las soledades.

25 comentarios:

Antonio dijo...

José Antonio, tienes más razón que un santo. Esta mañana, entrenando a las 6.30 de la mañana, lo comentábamos, lo duro no es el Maratón en sí (a pesar de que lo es y mucho) sino la preparación para llegar al mismo. Muchos kilómetros, entrenamientos muy duros y encima compajinados con nuestro quehacer diario.

Pero claro está, si fuese algo a la altura de cualquier pisaparques, no sería un Maratón y no sería una prueba tan espectacular como es.

Así que ya sabemos, el domingo 31 KM tan necesarios para nuestra preparación.

Buena entrada de cara a lo que nos espera

Jesús Lens dijo...

Una reflexión muy necesaria, querido amigo. No es lo mismo salir un rato cuando encarta a tener que preparar un desafío tan serio y exigente. De repente, todo hay que organizarlo en torno a correr.

Ayer, mis compañeros de baloncesto se metían cariñosamente conmigo por haberles abandonado. Pero no es compatible, echar canastas, con preparar la prueba reina del fondo.

Como dices, tras los 25 kms de ayer, de nada sirve salir hoy a hacer los 13 kms. de rigor. De hecho, me reservo para hacer mañana, de nuevo, unos 20 kms. Y cuesta adaptar el cuerpo y las rutinas a tan salvajes tiradas.

Pero hay que estar necesariamente con El Padrino: sin esfuerzo, sin sacrificio no hay recompensa. Y la mística de la Maratón radica ahí precisamente.

Nos vemos en los caminos.

Mario dijo...

pero hay que tener un "mucho" de inconsciente... creo que estoy recuperando algo de ello

Javi dijo...

Soledad del corredor de fondo. QUé razón en ello, ayer lo experimenté, madrugando a pesar de lo que mi cuerpo me decía, y metiéndome en la más absoluta de las soledades 28 kms. Duro, muy duro se hace entrenar para el maratón. Pero no olvidemos que nos gusta esto, que nadie nos obliga a ello y que por supuesto, mejor en compañía. Nos sacrificamos, nos planificamos, no dejamos ni un km al azar de los planeados. Es entonces cuando se nos debe llamar "corredores".
NO PAIN = NO GAIN

Abrazos varios

Jesús Lens dijo...

Autobombo: en un rato, nueva entrada del Proyecto Florens. En su Blog amigo.

José Antonio dijo...

¡ Vaya tardecita ! casi 26 kilómetros, en los que me ha llovido, localizé barro en el flequillo - no es broma -, las zapatillas entraban en los charcos como si fuera plastilina y he tenido que hacer un curso básico sobre acrobacia, a tenor del estado de los cuatro kilómetros de camino que no he podido evitar..Dos horas corriendo en soledad, tiempo suficiente para cambiar de religión un par de veces. Pero me he sentido bien. He disfrutado.
Alter luego "penetro" en tu blog para empaparme ese nuevo Florens, un proyecto que tiene una marcada vocación de continuidad

Paco Montoro dijo...

Estupenda entrada sobre la mística del maratón. Si duro es correr los 42 kms mas es sin duda los largos meses de entreno. Pero para mi es lo que mas me gusta, el entrenamiento y la carrera, un abrazo

Jesús Lens dijo...

Con todos ustedes... nueva entrada del proyecto Florens, dedicada a Kanouté, mucho más que un jugador de fútbol.

http://www.granadablogs.com/pateandoelmundo/?p=1145

Victor dijo...

Ey, que leyendo la entrada por momentos parece una condena la preparación del maratón. Pero si yo me sé de más de uno que disfruta con esto más que comiendo con los dedos!...

Siempre hay que tener algún proyecto en mente y que ese proyecto sea un maratón es una buena señal, ¿no?. Yo ya estoy inscrito también para Berlín este año!. Eso sí, el Veleta lo subo acompañando en bici a los valientes.

Un saludo

Anónimo dijo...

Madre mía cómo se está calentando el ambiente. Buenísima la descripción que haces sobre la preparación del maratón. Mi mujer está que trina por pasar menos tiempo con mi niña, pero esto es como todo en la vida, las cosas buenas requieren sacrificio.

¿Sabéis ya el itinerario para el domingo?

Javi R

Un abrazo a todos/as

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Emocionante y lleno del sentir de un sufridor que quiera hacer esa “barbaridad” de estar durante más de tres horas (en la mayoría de los casos) dando pisadas sobre el asfalto. Me ha gustado muchísimo ese enfoque que hace referencia a que, sin el apoyo del entorno difícilmente se puede lograr. La familia y los amigos tendrán que comprender esas prolongadas ausencias para un solo objetivo: darlo todo en un día. Suerte a los que sois valientes (de un cobarde blogredor).

Victor dijo...

Jose Antonio, es duro y solitario el entrenamiento sin duda, pero se hace mucho menos cuesta arriba compartiendo experiencias aunque sea por internet. Buena entrada, piensa que la semana que viene estamos corriendo en Almería, y de ahí al maratón quedarán 3 semanas, una de ellas de descarga, esto está casi ya! Un abrazo

Paco dijo...

Jose Antonio, me ha encantado tu historia..es duro, yo hice ayer los 30km, la semana que viene los 32 y ya para abajo..acumular entorno a los 90km te exige mucho..

Jesús Lens dijo...

Amigos, hoy cuento el entrenamiento del día. Va muy en el sentido del de José Antonio, de hecho, le plagio parte. Por eso no lo dejé para Las Verdes, para no cansar con la mística.

http://www.granadablogs.com/pateandoelmundo/?p=1189

¿Alguien de los entendidos que nos haga una entrada sobre como afrontar estas cuatro semanas que nos quedan?

Víctor, bien por Berlín.

José Antonio dijo...

Gracias por vuestas palabras amigos. Creédme que pensaba en todos vosotros cuando escribía el artículo. De hecho, nuestras vidas son muy comunes en estas semanas previas.

Antonio dijo...

Seguimos con la mística del maratón, pero ayer tocó dosis de realidad. Victor y un servidor nos cargamos 18x400 en las pistas, a ritmo constante entre 1.27-1.30. Ayer fue un claro ejemplo de voluntad premaratoniana, nos dirigimos a las pistas cayendo granizo y con bastante frio. A pesar de que durante el entrenameinto no llovió, las pistas estaban encharcadas y acabamos calados hasta los huesos (los pies lo primero) hicimos frente a lo que nos esperaba, pensando unicamente en el maratón. Ahora es verdad que saber que muchos de vosotros estábais a esas horas enfrascados en lo mismo calentaba el espíritu. Al igual que las voll-damm que cayeron despues

A por Sevilla (pasando por Almería)

Javi dijo...

El entreno de ayer me inspiró algo. Quizá (time permitting) publique algo para el viernes, no es seguro. NOs cargamos, en la soledad del estadio Santo Domingo, 20x400, empezando a 1'30'' y acabando a 1'17'', a pesar del viento, de la pesadez de piernas, estómago e incluso algo de fiebre. Cuando acabé, todos los dolores se diluyeron. Las series curten y mejoran, amigos. No dejéis de hacerlas.
ENhorabuena, Víctor y Antonio, así me gusta, hacer menos de 16 cuatrocientos es una ma....ná. ¡YA TIENES MIS NEW BALANCE EN TU PODER, BRIBÓN, CUÉNTAME!

PD: ¿Váis a apuntaros al circuito de fondo?

Victor dijo...

Yo hice 16x400 que era lo que habíamos programado. En la segunda tanda me empezó a doler un costado y recuperé en un par de series más tiempo mientras Antonio seguía lanzando series. Por eso al final a él le salieron 18. Me gustaron estas series sosteniendo ese ritmo constante. Javi, prepárate para Almería que Antonio va a llegar muy bien y yo, si no bien, al menos con ganas.

Pese al tiempo estaban allí gente conocida: Roberto, Quique y Aurora del club de Armilla, y Jose-Oliver.

Un saludo

Antonio dijo...

Javi, jeje, jeje. Esta tarde despues de meterle 12 Km por el barro te cuento que tal van. Te tengo en mis manos. Ya sabes, si no quieres que te las envíe por trozos como en los secuestros, no se te ocurra ganarme en Almería.
Un abrazo campeón, lo de esas series que has hecho es sencillamanete impresionante.

Secundo a Victor, en Almería vamos a por tí (a seguir tu estela)

Onio dijo...

Buenas chicos.
En primer lugar agradecer las felicitaciones y las muestras de apoyo mostradas por mi reciente paternidad.
En segundo lugar comentar que uno de los motivos fundamentales por los que decidí no afrontar el maratón este año ha sido, a parte de mi poca experiencia en las carreras, todo lo que tan detalladamente comenta Jose Antonio y es que se me hace muy duro tener que renunciar a tanto en este primer año de padre.
Por último mi aceptable estado de forma que me permitió hacer la última tirada de 25 km con lo verdes poco antes del día de Reyes se ha hido literalmente al carajo ya que llevo desde entonces sin calzarme las zapas, algo que intentaré remediar esta tarde si no me surge ningún impedimento.
Por cierto Javi recuerdame la página inglesa donde comprar las New Balance si todavía están a buen precio.
Un saludo.

José Antonio dijo...

Hecho el recorrido que tocaba. 18 difíciles kilómetros entre Pantano y Pinos- Vuelta. Ni perros me he encontrado por el frío que hacía (algún ciclista). Bueno sí, bastante coche que subían las cuestas con mucha facilidad, pero estos no cuentan. Para colmo una "Yoli" novata y con sobrepeso, subiendo el Portichuelo y corriendo yo correctamente por mi izquierda, comenzó a pitarme al tiempo que me iba arrinconando con el coche. Querría que desapareciera, supongo.
Reconozco que no era de los días en los que sales a correr con más ganas, máxime cuando has tenido una intensa mañana de trabajo, pero a pesar de todo, le he robado a mi tiempo habitual en esta ruta, más de tres minutos; y lo mejor: sin intención alguna. Por tanto ¿ esto vá bien ? Es probable que sí. Ya no podré hacer nada hasta el sábado. Mario, he de dejarte sólo en la soledad nocturna de la Alhambra.

José Antonio dijo...

Amigos, autobomobo -como diría mi Álter ego-: a partir de mañana iniciaré una especie de entradas-bitácora de entrenamiento, sensaciones, recorridos y mucha imaginación de la preparación del Marasevilla. Probablemente será una entrada semanal ¡ hala seguid con los vuestro ! Ah¡ se me olvidaba: será en mi blog.

Mario dijo...

jose antonio, tras la madrugá del lunes en que fuimos a la silla del moro a oscuras y a tientas y no saber nada de ti, hoy me puse serio y me dedique por primera vez a las series, 11 series de 400 metros entre 1,25 y 1,40 (lejos de las animalas que leo por aqui), tampoco he prestado mucha atención al reloj, completando 1 hora y cinco minutos entre series y carrera de recuperación. Lugar? podría haber sido en el estadio de la juventud, pero su abandono intencionado lo impide, asi que en los paseillos universitarios,donde estan marcados los 400 metros y cada hectómetro. Viernes paseo madrugador para los madrugadores?
Ir definiendo salida del domingo para hacer hueco y acudir en lo que sea posible.

José Antonio dijo...

Esta semana me ha sido imposible de noche Mario. Principalmente por las tiradas de 2 horas, que por la noche es menos llevadero y por tareas pendientes, pero veo que os habéis enganchado todos a las series ¿ y ahora qué hago yo ? Lo del domingo suena a algo parecido a lo que hicímos el anterior. Está por definir, pero la idea podría ser salir de Inmaculada y hacer 31, alargando por Zujaira y Casanueva. Hay que buscar algo de tierra para tanto kilómetro. El problema es si llueve. Lo definiremos entre el jueves y el viernes.

Jesús Lens dijo...

Onio, enhorabuena!!! Eso sí que es ser un campeón.