viernes, 5 de junio de 2009

Crónica del GPF Órgiva 2009 por Mario Zafra



Hoy tocaba correr en Órgiva y Lanjarón, salida desde la primera, llegar a la segunda para volver a la primera, total 18 kilómetros y 500 metros. Órgiva se encuentra a unos 450 metros de altitud sobre el nivel del mar y Lanjarón en torno 725 metros sobre el nivel del mar, a un lado la sierra de Lujar al otro el pico del Caballo.

Hace dos años, en el 2007, ya hice esta carrera, buenos recuerdos tenia de ella. Su recorrido, primero hacia arriba, luego para abajo... no es estrictamente así, ofrece más variedad sus 18 kilómetros largos de ida y vuelta.

Pasadas las diez y media se dio la salida, con la sensación de que éramos menos de los que deberíamos, hubo división con la carrera de las Fuerzas Armadas, aparte de alguna más como la subida a la Sagra.

El comienzo es descendente, hacia la carretera, apenas 200 metros. La ascensión comienza al poco, al pasar el puente sobre el rio, creo que el Guadalfeo. Estos primeros pasos los comparto con Antonio Luis, "Erleón", aunque inmediatamente cada uno se acomoda a su ritmo con las primeras rampas. Los primeros cinco kilómetros creo que son los más duros de la ascensión, tal vez por continuada, y en ello me fijo llevando un ritmo adecuado que no desgaste. Bien señalados los kilómetros, y voy comprobando que voy por debajo de los 5 minutos el kilometro. El primer avituallamiento de agua esta antes del kilometro cinco


A lo lejos veo la acequia que cruza por encima de la carretera. Ahí debe de estar el kilometro cinco y un descanso en la subida. Así es, marco 24 minutos. No acelero el ritmo, prefiero recuperar, me adelantan aquellos que había dado cuenta un poco antes. Lo prefiero así, se que quedan cuatro kilómetros y hace calor, aunque el aire se agradece enormemente en algunos trozos de la carretera. Es ligera bajada, falso llano, luego no será así. Al kilometro prosigue la ascensión, así hasta la curva que nos deje ver por primera vez Lajarón. Paso el kilometro 6, 7, 8 y seguimos por debajo de los cinco minutos, y la cabeza empieza extrapolar tiempos. Por debajo de la hora y media. LLegamos a esa recta que nos llevara a Lanjarón y a lo lejos empezamos a ver que pronto nos cruzaremos con la cabeza de carrera. Paso la venta que hay a la salida de Lanjarón que casi coincide con el cruce con los primeros, van rápido, pero también están ya de vuelta, para abajo. Ahora si he cogido algo más de ritmo. Veo el kilometro 10 marcado, pero aun no he llegado al 9, queda poco para dar la vuelta, curva y entramos en Lanjaron, es cuesta arriba hasta dar la vuelta. Mitad de recorrido menos de 45 minutos, entre 43 y 44, ahora debo de tardar menos. Me destaco de mi grupo, ese en el que se encuadra uno en la carrera inconscientemente. Ahora el camino debe de ser favorable. Los primeros metros a recuperar.

Salida ya de Lanjarón paso por la venta, y cogemos un vaso de limonada para reponer, hay que agradecer el detalle. Pasamos el kilometro 11 y la euforia me atrapa, y hace lanzarme a tumba abierta, las piernas lo permiten. Llega el falso llano, antes del que queden 5 kilómetros, se hacen insufribles los últimos metros hasta llegar a la acequia donde marca el kilometro cinco, el aire se ha parado y ese falso llano es todo pero sobre todo falso, como un mal amigo. Aun así, si creerlo, sufro y me mantengo. Ya es descendente el camino que nos queda pero esa tumba abierta es más relajada y los primeros metros los dedico a recuperar. Lo peor paso creo, queda la última recta que lleva a meta, 100 o 200 metros, es ascensión. Ahí está, pero no tengo fuerza para esprintar como es costumbre y me gusta, acelero poco el ritmo Tiempo 1 hora 27 minutos, y segundos, mejoro 40 segundos respecto hace dos años, ahí estoy, ni para atrás ni para adelante, mismo tiempo casi en subir que en bajar. Satisfecho por haberla hecho, y mantener....el día que yo me ponga veremos.
--

Mario Zafra Jiménez

8 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Buena carrera, Mario, dando la talla verde en Las Alpujarras.

Javi dijo...

"El día que yo me ponga, veremos". Ahí queda eso. Es una carrera muy bonita, tengo grandes recuerdos del año pasado, sobre todo, de ser una carrera muy rápida y del vaso de limonada. Me pareció, junto con el detalle del hombre mayor regádonos con una manguera, un milagro con tanto calor. Yo, sinceramente, casi sufrí más la segunda mitad, el falso llano que comentas es falso, falso del todo.
Has hecho buen tiempo, y como dices, el día que te pongas, ya veremos... jeje
Un saludo

Javi dijo...

Por cierto, no sé si estarás apuntado a la Ragua, pero te encantará, siendo de montaña como eres. Anímate!

Mario dijo...

erro he comtido, guiado por jose antonio. Inscrito he en la ragua, una semana tengo para meditar si voy.

José Antonio dijo...

Os cuento amigos: llamé a Mario esta mañana diciéndole que me iba a apuntar a la Ragua, guiado por un compañero, Juan Carlos. Es más, le envíe un SMS a Jesús Lens comunicándole que para dormir mejor me apuntaría y buscando más aseveraciones llamé a Mario, que según leo le metí el veneno en el cuerpo jeje.
Mario, luego te leo.

Antonio dijo...

Muy bien compañeros, la Ragua nos espera. Es dura, sí, pero muy bonita, creo que en su dureza está gran parte de su encanto.

Gracias Mario por tu crónica. Con todas las veces que has dicho que no a la Ragua estabas predestinado a ir.

No te pierdas el entreno del martes por la mañana, allí estaremos un nutrido grupo de ragüeros.

Un abrazo

José Antonio dijo...

Hiciste mejor tiempo que hace dos años y hace dos años tu tiempo fue muy bueno, mucho mejor que el mío. El día que te pongas me avisas, jeje.
Excelente crónica paisano. He tenido la sensación de haber corrido que es lo que tenía que haber hecho en vez de tanta farra...

Jesús Lens dijo...

Una pena no haber ido a esta carrera. La pereza... ay la pereza. Mario, La Ragua te encantará. ¡¡¡Es todo para arriba!!! Sin una mala cuesta abajo que fastidie el recorrido ;-)