miércoles, 3 de junio de 2009

"¿QUÉ ME PASA, DOCTOR?" por Jesús Lens

Peter Bogdanovich dirigió en 1972 la estupenda, caótica y divertidísima ?What?s up, Doc??, una película en la que un serio y sesudo profesor se da de bruces con una alocada mujer de fuerte carácter, generándose una disparatada trama que se basaba en dos premisas: la batalla de los sexos y la atracción por la irresponsabilidad.


Y aquí estoy yo, un Ex-Verde, retrepado, con las piernas cansadas y doloridas después de hacer unos 15 kilómetros, pero sintiéndome más perro que nunca.


Desde hace unos meses, tengo una batalla contra mí mismo que me tiene de lo más inquieto: no quiero competir.


Es decir, quiero, pero no lo hago.


Lo cuál es doblemente absurdo porque, en nuestras carreras del Circuito de Fondo de la Diputación, no competimos contra los demás, excepción hecha de algunos piques honrosos y creativos, sino que competimos contra nosotros mismos y contra ese gran tirano que es el tiempo.


Entonces, ¿por qué llevo rajándome, sin aparecer en la línea de salida de tres de las últimas citas que teníamos convocadas? No fui al Padre Marcelino, dejé tirado a Álvaro en Huétor (y mira que me arrepentí, por tantos y tantos motivos...) y, la última espantá la di el pasado domingo, no compareciendo ni en Órgiva ni en Las Dos Colinas, para las que estaba debidamente inscrito.


Y no es que esté excesivamente pasado o falto de forma, que tras recuperarnos de la Maratón, las dos carreras en que he participado no me han ido mal.


Pero cuando llega el momento de ir a la carrera... me quedo en casa. Y luego salgo a correr aparte, haciendo mi recorrido de siempre. Y, encima, echo de menos el ver a los colegas de Las Verdes y al resto de amiguetes corredores.


Por todo ello, pregunto: ¿qué me pasa?


Porque peor aún es el otro síntoma: sin estar preparado, habiendo corrido una distancia del entorno de los 15 kilómetros sólo dos veces en las últimas semanas y después de quedar desfondado el pasado domingo por meterme 20 kilómetros llanos... tengo ganas de apuntarme a demencias como la Media Maratón de Montaña de La Ragua en la que, debidamente entrenado, casi reviento el año pasado.


La atracción por la irresponsabilidad, o sea.


Y, así, tengo que repetir la pregunta: ¿Qué me pasa, Doctor?


Jesús Lens, dudoso-perplejo.

10 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Aquí el Doc Gregor: lo que te pasa, querido amigo Jesús, es que hace falta que te den un empujón algunos verdes para que vayas espabilando un poco. Según me indica Javi, el domingo parece que se está fraguando alguna salida montañera como preludio de La Ragua. Creo que lo que te ocurre es más mental que físico. Espero que los verdes que se vayan dejando caer por aquí empiecen a darte pequeños pellizcos a ver si despiertas de ese letargo y te animas a hacer "una locura". Y es que, el tiempo todo lo cura.

Antonio dijo...

Jesús te echamos de menos, queremos que vuelvas ya. A las carreras se puede ir a competir, pero también para correr en grupo y eso es algo que anima y engancha, tu lo sabes.

Anímate, si puedes entrenar 15 puedes correr más. Quizás la Ragua ya te pilla a trasmano, pero hay entrenamientos a los que te podrías sumar.

Desde que dejastes el latín no eres el mismo.

Un saludo

Victor dijo...

Jesús, a mi me lleva pasando ese absurdo miedo a competir desde la media maratón de Córdoba. Hasta ese punto fue fácil ir mejorando las marcas pero ahí me di cuenta de lo difícil que sería así que decidí ir a competiciones pero no siempre para competir al límite. Poco a poco estoy otra vez cogiendo confianza, hasta que venga una media propicia e intentar el asalto a la marca. Como dice Gregorio es una cuestión más mental que física, espero verte pronto en competición. Un abrazo.

Javi dijo...

Lo que te pasa, Jesús, nos viene pasando a todos y cada uno de nosotros, en una u otra medida. Pérdida de ambición, caer en el acomodo, carencia de espíritu competititivo... No sé, es difícil. A mí me pasa igual, últimamente no siento la adrenalina de ponerme un dorsal, máxime cuando las últimas participaciones han sido más que discretas... Necesito otros objetivos que me seduzcan más. Vamos, necesito tener la Ragua como reto a superar. Para ello sí estoy motivado, no para perseguir una estratosférica marca, sino para disfrutarla y sufrir menos que el año anterior. Para ello me estoy hartando de cuestas. Pero hartándome...

Ánimo, que como dice Greg, es mental, y todo pasa. La Ragua lo cura todo y sería genial que todos nos encontráramos allí

Javi Ruiz dijo...

Amigo Carlos, por si te sirve de consuelo, a mí me pasa más de lo mismo. Además yo no me veo en forma o por lo menos no como la que he tenido, que no es que fuera gran cosa pero me motivaba para pensar que podía mejorar.

El incoveniente es que esto es como la pescadilla que se muerde la cola, si no nos forzamos a ir a las carreras tampoco no exigimos demasiado en los entrenamientos. Por ejemplo yo no estoy corriendo ahora mismo más de dos días en semana y la verdad es que es muy poco como para motivarte a ir a las carreras.

Lo que sí es cierto es que se echan de menos. Vamos a hacer una cosa, vamos a prometernos que para la siguiente temporada hacemos el circuito diputación de fondo, además claro está, de las medias de Motril y Granada, para lo cual habrá que empezar a tomárselo en serio a principios de este verano. Qué te parece?

Saludos a todos esos verdes.

Jesús Lens dijo...

Lo bueno para lo de La Ragua, es que tengo una excusa perfecta: a las 7 tengo una charla con uno de los participantes en Cines del Sur. Así que no podría ir a la Media ni aún estando en forma.

Pero no puedo. Estoy flojo, falto de moral. Yo creo que, efectivamente, me falta un impulso verde. Una buena inyección de Vitamina V.

Antonio, alea jacta est.

¡Volvemos!

José Antonio dijo...

Alter, ya somos dos. Hace poco tenía muy claro que iría a la Ragua, sobre todo para quitarme la espina por haber andado un kilómetro el año pasado, pero a 10 días del evento, ya no hay opción, en mi caso. Mi test era Órgiva y no lo hice; tenía que haber subido un par de veces al Torreón de Albolote y no lo he hecho; me propuse subir a Moclín, al menos desde Tiena y no lo he hecho. Por tanto, no estoy ni para llegar al estado mental de verme corriendo en La Ragua. Ya lo tengo asumido.

Anónimo dijo...

De interés general para los amantes del deporte, especialmente los triatletas y en concreto para Javi.

http://www.tv3.cat/videos/1263389

Saludos Aleandro.

Abel dijo...

Jesús, a mí, de pequeño en clase de catequesis me decían que: "contra la pereza....un palo en la cabeza".....jejeje
Qué buenos eran los sistemas educativos de antaño....jejejeje
Bromas aparte, tal vez sea cuestión de quedar de nuevo para afrontar pruebas competitivas en Grupo, y así la excusa del escaqueo se suele desvanecer.
Saludos!!

Mario dijo...

ir a las carreras porque si, siempre que se pueda claro.